12 sept. 2017

"El escritor de películas es un director de asiento trasero, (yo) ya me piqué y sólo quiero escribir novelas", Guillermo Arriaga

El guionista se encuentra promocionando su más reciente novela, El salvaje.

Alondra Jiménez/JESÚS ALEJO SANTIAGO

¿Qué sucede cuando se adapta un texto literario al guión cinemátográfico? ¿Cuáles son las diferencias respecto a la escritura tradicional? Se cuestionaron Guillermo Arriaga, Hanif Kureishi y Lionel Shriver, compartieron su visión sobre la relación de la literatura y el cine con su colega, la guionista y directora de cine española Ángeles González-Sinde, en una nutrida charla realizada en el Cineteatro Rosalío Solano.

Dentro del gremio es conocido el desagrado que muestra Arriaga en relación al término “guionista”, incluso lo apunta como algo peyorativo. “Si tú dices que alguien es un guionista, entonces estás diciendo solamente que es un creador de guías, no de obras (…) Esa es la razón por la que no me gusta la palabra guionista, porque pienso que es bastante despectiva con los escritores de cine”, explicó Arriaga, autor de los guiones de las películas Amores perros, 21 gramos y Babel, del galardonado realizador Alejandro González Iñárritu, durante una de sus intervenciones en el conversatorio.

Las adaptaciones cinematográficas es un tema que se pone en la mesa cada que una cinta en estas condiciones es lanzada; sobre los casos en los que la adaptación en cine no cumple con la calidad de la obra literaria original, Shriver opinó: “los lectores con frecuencia sufren esa experiencia, a veces se trata de un problema de autoría”. Dentro de su caso en particular, su libro Necesitamos hablar de Kevin fue llevado a la pantalla grande en el 2011 por Lynne Ramsay con un elenco integrado por Ezra Miller, Tilda Swinton y John Reilly. Si bien aceptó que hay partes de la cinta que no la convencen por completo, enalteció los detalles que le dieron el sentido de la obra a través de un lenguaje cinematográfico.

“Como escritor en las películas, eres un director de asiento trasero, tú no tienes las manos en el volante, pero estás atrás gritando instrucciones (…) Como escritor encontrarás que esas instrucciones, en muchos de los casos, serán ignoradas por el productor y el director”, agregó, por su parte, Hanif Kureishi, novelista, dramaturgo, guionista y director de cine. En el marco de esta charla, no desaprovechó para señalar la televisión como una oportunidad para los escritores, algo que surge del fenómeno de las series dentro de las que destacó Mad Men y The Sopranos; resaltó las características literarias y narrativas que éstas ofrecen, así como la oportunidad de adaptación con los detalles del texto, uno de los problemas que ocurren en la mayoría de las adaptaciones, “lo increíble de la televisión es que podemos escribir historias largas pero verlas en un formato más sencillo”, dijo.

Dentro de las nuevas oportunidades para crear, Arriaga no dejó de lado las plataformas streaming a las que catalogó como armas de doble filo, “para los creadores perdimos el DVD que era una fuente enorme de ingresos, ahora hay que ajustarnos y entender las nuevas dinámicas; lo primero es lo que el creador quiere decir, este siempre ha sido una disyuntiva que siempre se han hecho los creadores  El problema con el streaming es que empieza a haber ciertos contenidos, competimos contra youtubers que generan un contenido al que se están acostumbrando los jóvenes, entonces no sabes si adaptarte, en ese sentido es un arma de doble filo pero, abre oportunidades a los creadores”, destacó.
El streaming abre oportunidades a los creadores: Arriaga
En la charla participaron Guillermo Arriaga, Hanif Kureishi y Lionel Shriver, bajo la moderación de Ángeles González-Sinde. 

Hay una imagen que acompaña a Guillermo Arriaga a donde quiera que va: la del cineasta, el guionista de películas tan importantes como Amores Perros, pero hay en su interior el convencimiento de que su labor más bien es la de contar historias.

“Siento que nunca me fui de la literatura, que lo que escribí para cine era literatura también, son obras originales, no trabajé por encargo, no trabajo por encargo. Si ves Amores perros y lees El salvaje o Retorno 201, te das cuenta que son hermanos”, explicó el escritor durante su presencia en el Hay Festival Querétaro.

De distintas formas hay un mismo vaso comunicante en esas historias, porque al final están basadas en las mismas experiencias de vida, en especial de los viajes, del barrio, de los recuerdos, lo que incluso siempre le sirve no sólo como fuente de una novela o de un guión, sino como preámbulo de lo que viene.

“Estoy muy contento de regresar a la novela, aquí estoy como novelista y ya me piqué sólo quiero escribir novelas. Es un proceso muy divertido, lo estoy descubriendo como si fuera lector: hay momentos en la escritura de una novela que parece que alguien te está dictando, yo tuve esa sensación de que alguien me estaba dictando y estoy muy contento con el resultado”.

La escritura se ha convertido en un proceso de descubrimiento, aseguró Guillermo Arriaga, por lo que escribe sin un plan, más allá de lo que la gente pueda pensar “que estructuro, las películas son mis novelas y todo lo tengo muy pensado… no".

“Tengo déficit de atención, lo que me impide tener lógica y atención, realmente es un desmadre mi cabeza como para hacer esas cosas tan sofisticadas. Lo que hago es sentarme a escribir basado en las experiencias que tuve en la vida.El salvaje, por ejemplo, no es autobiográfica, pero sí es vivencial”.

Arriaga define a ésta última como una novela mucho más de personajes, que mira más hacia adentro, por lo que más allá de las imágenes que aparezcan o que se crea que pueda ser adaptable para cine.

“Hay una literatura que tiende a formar imágenes, sin que esto signifique que pueda ser cine. Sí hay una literatura muy visual y siento que pertenezco a esa tradición, sin embargo lo más interesante es lo que está sucediendo al interior de los personajes, por lo que es muy difícil que se pueda adaptar”.

Después de hablar sobre cine con Hanif Kureishi, una de las tareas de Guillermo Arriaga en el Hay Festival Querétaro fue presentarse como narrador, en especial alrededor de El salvaje, una historia que parece de violencia, pero que el escritor defiende como una trama de amor y de amistad.

“En el fondo soy un romántico y un optimista, y creo que la gente puede ir a los lugares más oscuros, como perder todo y aún salir avante. El salvaje, más que hablar de la violencia y la muerte, habla de la potencia de la vida, desafortunadamente hemos ‘cursificado’ al amor y a la amistad, porque sin ambas, los tejidos sociales acaban por descomponerse”.
www.diariodequeretaro.com.mx
www.milenio.com

MI PRIMA LA MEXICANA VENCIÓ AL NAHUAL 
(2 min. antes de dar comienzo la obra...)
¡¡ÚLTIMA SENANA!!
RESERVA TUS BOLETOS 
en casamurcielagoo@gmail.com
se hace sin cobrar nada por ello. 
Si valoras este proyecto y deseas que 
siga adelande, DONA.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual