9 may. 2017

¿Por qué l*s guionistas somos mano de obra barata?

POR JOHN GAPPER

El dinero era bueno pero había poco respeto. "Salvo en muy raras excepciones, el guionista no obtiene un reconocimiento crítico. Pero le pagan bien", concluyó Goldman. Su principal queja era que los directores eran considerados como los autores y las fuerzas creativas de las películas de Hollywood, mientras que los guionistas eran tratados como escritorzuelos de alquiler.

Treinta años después han ocurrido acontecimientos extraños. La televisión ha superado al cine como el medio principal para los guionistas más ambiciosos. Algunos de ellos se han convertido en autores, y productores-guionistas llamados showrunners están al mando de series como House of Cards y Juego de Tronos. Sin embargo, a muchos se les paga ahora menos.

La amenaza de una huelga de guionistas en Hollywood se disipó la semana pasada después de que el Writers Guild of America, el pequeño pero poderoso sindicato de guionistas, acordó firmar un nuevo contrato de tres años. La huelga en 2007-2008 paralizó los rodajes, provocó que los presentadores de programas de debate y entrevistas tuvieran que escribir ellos mismos sus chistes y dio lugar a unas pérdidas de 2.100 millones de dólares para los productores de California.

La disputa pone de manifiesto una situación curiosa. En cierto modo, los guionistas nunca han vivido un momento tan bueno. Showrunners como Shonda Rhimes de Scandal y Anatomía de Grey o Carlton Cuse de Perdidos y Bates Motel tienen más poder que sus predecesores. Pero los guionistas en conjunto están bajo presión financiera.

En teoría no debería ser así. La mayor demanda de servicios y el mayor reconocimiento de una persona deberían conllevar un mejor salario. Pero la cosa no ha funcionado así. Antes a los guionistas se les pagaba por repetirse: escribían guiones similares para películas y argumentos parecidos para series que después de su estreno se volvían a emitir en otras cadenas. Ahora son más creativos, pero la creatividad es menos gratificante a nivel económico.

Son claramente necesarios. El crecimiento de los servicios de streaming como Netflix y Amazon Prime, junto con la programación de alta calidad de cadenas de cable estadounidenses como HBO y Showtime, han dado lugar a un auge en la producción de series de televisión. El año pasado se filmaron 455 series con guiones originales, más del doble que en 2010.

La era de la "Peak TV", término acuñado por FX Networks, ha dado lugar a un enorme flujo de trabajo creativo para los guionistas, en comparación con la estrategia de repetir la misma fórmula en las películas. Mientras que Hollywood depende cada vez más de secuelas de películas de acción como La guerra de las galaxias y Transformers, la televisión es un refugio para las series dramáticas de alta calidad.

El cambio ha reportado dividendos, tanto artísticos como financieros, para una élite de guionistas. Los productores y los directores de películas desempeñan el papel de coordinadores principales y contratan a guionistas y otros profesionales, como diseñadores y técnicos de sonido, para cada producción. Las series de televisión son diferentes porque son de larga duración.

Esto ha fomentado el ascenso de los showrunners, quienes supervisan los argumentos y los guiones de las series y trabajan como productores en nombre de los estudios: contratan a los actores y a los técnicos para cada episodio. Éste era el sueño de Goldman, que ahora se ha cumplido: los guionistas contratan a los directores, no al revés.

Los principales showrunners tienen sus propias productoras y contratos lucrativos con los estudios. Sin embargo, para los guionistas menos importantes, la Peak TV tiene pros y contras. Es buena para que se expresen creativamente en series como Breaking Bad, pero menos segura.

El problema es que hay un exceso de creatividad. Los televidentes estadounidenses solían ver principalmente series dramáticas o de comedia de larga duración como Ley y Orden y Seinfeld cuando se estrenaban, y luego las veían de nuevo cuando las volvían a emitir otras cadenas. Los guionistas tenían contratos seguros y de larga duración y les pagaban siempre los mismos honorarios.

Pero ahora las series duran menos tiempo: las series de los servicios de pago por cable o por streaming tienen de 10 a 13 episodios por temporada, mientras que antes lo habitual era que tuvieran de 22 a 24. Y se enfrentan a una mayor competencia: siempre hay algo nuevo y original para ver, por lo que los honorarios son más bajos.

Por consiguiente, la edad de oro de la televisión perjudica a los intereses financieros de los guionistas. La época dulce fue a principios de la década de 2000, cuando varias series de larga duración se emitían constantemente, lo que hizo millonarios a showrunners como Dick Wolf de Ley y Orden. Para los guionistas de hoy, ganar esas cantidades es un sueño.

Las remuneraciones de los guionistas -incluso las de los showrunners sin ofertas especiales- son más bajas porque dedican más tiempo a cada episodio y reciben menos dinero por semana. Hay más a los que les paga el salario mínimo del gremio, que no es exactamente una miseria, pero tampoco es una manera de hacerse rico.

Los guionistas de Hollywood han conseguido algunos progresos en el contrato de esta semana con los productores. Pero deberían apreciar la ironía de su historia: tras haber luchado durante años por tener el control artístico, han descubierto su aspecto negativo.

Richard Caves, profesor de economía de la Universidad de Harvard, escribió una vez que los trabajadores de la industria del ocio sufren de un instinto del "arte por el arte": "Los artistas pueden aceptar salarios por un trabajo creativo que son menores que los que reciben otros por hacer un trabajo rutinario, lo que implica que son una mano de obra barata". El héroe siempre tiene un defecto fatídico.
www.expansion.com

¡TE ESPERAMOS!
Más información sobre la obra, mira el video de abajo y dale al link:
www.guionnews.com se hace sin cobrar nada por ello. Si valoras este proyecto y deseas que siga adelande ayúdanos, DONA.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual