13 may. 2017

"Acostúmbrate a estar abierto a las ideas", Jeff Nichols acerca la escritura del guión cinematográfico


Uno de los directores-guionistas que más me fascina hoy es Jeff Nichols, principalmente porque está sabiendo sacar adelante con éxito proyectos interesantes y muy personales manteniendo siempre el control creativo, y todo esto en un tiempo en el que las estudios de Hollywood parecen haber dejado de apostar en la producciones de presupuesto medio para centrarse más en las grandes franquicias. Entre sus películas hay dramas criminales como Shotgun Stories o Mud (en México, “El Niño y el Fugitivo”), pero también un drama psicológico, Take Shelter, el thriller de ciencia-ficción Midnight Special y el drama biográfico Loving (en México, “El matrimonio Loving”)

El texto que sigue a continuación es una traducción de un artículo publicado originalmente en la web de la revista MovieMaker el 2 de noviembre de 2016.


He hecho cinco películas hasta ahora y las he escrito todas. He tenido la suerte de mantener el control creativo sobre mi trabajo, y eso es porque he mantenido el control de las historias en sí. 
Mis ideas vienen de diferentes lugares. Mi primera película, Shotgun Stories, surgió de una canción de Drive-By Truckers llamada "Decoration Day" sobre una trifurca en el sur. Pensé: "¿Cómo sería una versión actual de esto?" Para mi segunda película, Take Shelter, me llamó la atención la imagen de un hombre parado sobre un refugio anti-tornados con las puertas abiertas, mirando hacia abajo. No estaba seguro de si el hombre estaba entrando o saliendo. A veces me vuelvo loco pensando en el fin del mundo y desearía tener un refugio como ese en mi patio trasero. 
Pensé: "¿Qué pasaría si un tipo llevara esto al extremo?" En mi tercera película, Mud, había un libro en la biblioteca de Little Rock con fotos de gente que vivía en el río y vi una fotografía de un tipo de buceando en busca de conchas de mejillón para vender a los japoneses para hacer perlas cultivadas. Me fascinó y decidí construir toda una película alrededor de eso. 
El punto es: La inspiración está a tu alrededor. Está rebotando en las paredes. Una imagen aparece en tu cabeza y tienes que estar en posición para abrirte a ella. Tienes que estar dispuesto a darle vueltas y perderte en la idea por un tiempo, y ver si te lleva a alguna parte. El hecho es que mucha gente tiene ideas, pero yo me he educado a mí mismo, como narrador de historias, a atrapar ideas y explorarlas. A veces siguen su camino. A veces se convierten en una película entera. 
También: Nunca es una sola idea que cae del cielo y te golpea en la cabeza. Una sola idea por sí misma rara vez funciona. Es una combinación de múltiples cosas. Consigo tres, cuatro, cinco, hilos dispares que pasan en mi vida, y cuando los pongo juntos, ahí es es cuando una historia única comienza a presentarse. 
No pienses en lo que la industria quiere de ti, ni en lo que tuvo éxito la semana pasada. Eso, aunque es tentador, es un verdadera tontería. Esto no quiere decir "no pienses en lo que quiere el público" -es importante; Hitchcock era muy bueno en eso. Pero lo que quiere el público y lo que quiere la industria son dos cosas diferentes. 
La trama viene en segundo lugar para mí. Es lo que mantiene las ruedas en el camión, pero el verdadero corazón y el alma de una película son dos personajes, por qué están haciendo lo que están haciendo, y cómo las cosas les impactan emocionalmente. 
Me gusta empezar con el motor en marcha. Haz tu trabajo -tienes que saber de dónde vienen tus personajes- entonces trata de aterrizar en medio de la historia. Mi película más reciente, Loving -una película muy tranquila y lenta- salta directamente al final con los protagonistas, los Loving. Hay ventajas narrativas a esto: Uno, te saltas las cosas aburridas. Dos, obligas a tu audiencia a alcanzarte. Quieres que intenten ponerse al tanto de lo que está pasando. Si la audiencia va por delante de ti, eso es muy malo. Ahí es cuando la mente de la gente se apaga. Me gusta imaginar que pudiera observar los cerebros de las personas cuando están viendo una de mis películas, vería sus sinapsis activas hasta el final, en lugar de relajarse en la facilidad de una narración que ya entienden.
Alano Miller, Terri Abney, Ruth Negga and Joel Edgerton in Loving. Photograph by Ben Rothstein / Courtesy of Focus Features
Alano Miller, Terri Abney, Ruth Negga y Joel Edgerton en Loving.
No veo a mis personajes como piezas de ajedrez que puedo mover a mi antojo por el tablero. Yo creo en ellos; me importan. Los personajes no están ahí para tu beneficio, para hacer lo que tu quieres que hagan. Si los has construido correctamente, comenzarán a hacer lo que quieran hacer. Y ahí es cuando las cosas se ponen realmente interesantes.
Jeff Nichols en entrevista con Kelly Leow. Editora delegada de la revista MovieMaker.

Alejandro Cabrera es un guionista, lector profesional y script-doctor español emigrado a México. Actualmente reside en Monterrey donde compagina su quehacer profesional con los talleres de guión y dirección cinematográfica que imparte en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey.

¡TE ESPERAMOS!
Más información sobre la obra, mira el video de abajo y dale al link:
www.guionnews.com se hace sin cobrar nada por ello. Si valoras este proyecto y deseas que siga adelande ayúdanos, DONA.

2 comentarios:

  1. Muy, pero muy Capo este tipo!!! Verdades condensadas y sin desperdicio!!! Genio!!!!

    ResponderEliminar

Top 5 noticias mensual