8 dic. 2016

Entrevista a la guionista y presidenta del sindicato ALMA, Ángela Armero sobre el oficio de escribir, ¡novelas!

KARINA SAINZ BORGO

Anochece en los parques (Montena) es su segunda novela en solitario. Con ésta, la escritora y guionista Ángela Armero se alzó como ganadora del Premio Jaén de Narrativa Juvenil 2016, galardón que se integra en la XXXII edición de los Premios Literarios Jaén. En sus páginas, Armero cuenta la vida de Laura, una joven que debe superar la muerte de su hermano, el aislamiento, la tristeza y el acoso escolar. Con quien más habla Laura es con Javier, el mejor amigo de su hermano fallecido, y su refugio es la biblioteca. Los libros son su mejor compañía, y a través de ellos llegará Alexei, un chico que conoce en la biblioteca y que guarda un secreto que no se atreve a compartir con ella.

Tramas universales, que beben de los clásicos de la novela juvenil y recuperan el conflicto humano, ese es uno de los rasgos de los libros de Ángela Armero.

Tras más de una década como guionista de cine y televisión, Armero ha trabajado en distintas series como Hospital Central, MIR, Ciega a citaso Galerías Vélvet. Ha coescrito el largometraje El diario de Carlota (2010), basado en la novela homónima de Gemma Lienas. También ha escrito y dirigido los cortos LaAventura de Rosa (2008) y Entrevista (2011), ambos premiados en distintos certámenes. La primera incursión de Ángela Armero en la literatura fue la novela infantil Alexandra y las siete pruebas (2012), dos años después publicó Oliver y Max(2014), la historia de un niño de ocho años que fue separado de sus padres para ser sometido a un programa eugenésico del régimen nazi. En aquella entrega, al tiempo que Oliver descubre los desagradables sucesos que tienen lugar donde está recluido, su padre lleva a cabo una tarea titánica por encontrarlo. Tramas universales, que beben de los clásicos de la novela juvenil y recupera el conflicto individual, ese es uno de los rasgos de Armero, quien avanza por esa senda en esta nueva entrega.

-Pensando en las historias como las de Roald Dahl ¿tiene sentido hablar de crossover? ¿acaso no ha existido siempre?

-Tiene todo el sentido del mundo. Con 15 o 16 años tienes una cierta madurez que te permite entender muchas cosas. En ese sentido, esta novela es un híbrido: es juvenil porque sus protagonistas lo son pero su temática es universal, lo que hace que muchos adultos puedan leerla. Roald Dahl es el mejor ejemplo, porque él hizo justamente eso. Mi primera novela en solitario iba en la línea crossover.

-¿Cómo dialoga esta novela con el resto de sus libros?

-Es mi segunda novela en solitario. Hay bastante similitudes con la primera, sobre todo en lo estructural, en lo temático no tanto. Hay una estructura de dos voces que es común. En Anochece en los parques hay tres temas. Está el amor como invención literaria; el influjo de los libros fundacionales que leemos cuando somos adolescentes y que nos convierten en los lectores, y la gente sin techo. A partir de esos tres temas, la novela propone la necesidad de superar los miedos y las limitaciones y encontrar el propio destino. En esa idea de fondo sí comparte rasgos con Oliver y Max.

-¿Qué ha buscado transmitir con la historia de Laura? ¿Cómo ha conseguido acercarla a su lector tipo?

-El reto de esta novela era viajar a las emociones que tuve cuando tenía la edad de los protagonistas, especialmente en lo que se refiere el primer amor, que se vive a tumba a abierta. Hay que actualizarlo claro, pero es un ejercicio honesto de meterse en los zapatos de los personajes. Incluso es un ejercicio de nostalgia porque es la época de la juventud primera, que suele ser compleja porque es muy intensa.

-¿Qué no perdona un lector adolescente?

-Cuando detecta que el mensaje es impostado. Pero eso ocurre con un lector juvenil y de cualquier edad. Si el lector juvenil se asoma a una historia que le parece falsa o artificial lo percibirá y probablemente deje el libro.

-¿Ser guionista es una ventaja para escribir novela?

-Ayuda en una parte importante y en otra es un reto. De hecho, hay más guionistas publicando que antes. Estamos muy habituados a construir argumentos y puntos de vista, tenemos esa facilidad sobre todo con el argumento, lo que no es tan sencillo es la voz o el estilo. En el guion tienes acciones y palabras, en la novela no. Cuando te enfrentas a una novela te encuentras con una caja de herramientas más amplia y es un reto. El lenguaje en sí mismo para un guionista es un reto. El guion nos ayuda en construcción de argumentos y puntos de vista. Pero lo que más nos cuesta es el lenguaje.

-¿Es falso eso de que los jóvenes no leen?

-El sector de lectura juvenil se ha dinamizado mucho. Tiene comunidades muy activas y gente muy comprometida y apasionada. Es posible ver la respuesta que han tenido con libros como Juegos del hambre, Bajo la misma estrella, Harry Potter. Los lectores jóvenes son los que fraguan los fenómenos editoriales. Eso no ocurre con la literatura adulta. El lector joven se ha adueñado de las nuevas tecnologías y además forman comunidades. En España se lee poco, es cierto, pero creo que los jóvenes leen más de lo que la gente cree.
Anochece en los parques (Montena), de Ángela Armero.

Anochece en los parques (Un fragmento)

Encerrada

A veces, lo más difícil en esta vida es respirar. Pienso en eso siempre que se me acelera el corazón y creo que voy a morir. Inhalo, despacio, sintiendo cómo el aire entra en mis pulmones y atraviesa el diafragma hasta llegar al estómago. Cuanto más se adentra en mi cuerpo, mejor me siento, como si con la corriente los miedos se fueran desplazando mágicamente al lugar del que surgieron.

Pero no siempre funciona, porque a veces el miedo continúa a pesar de mis esfuerzos.

Estoy encerrada en el baño del instituto, y Lorena está aporreando la puerta, gritando sin parar.

—Sal ya, gorda. Sal, que te quiero contar un chiste —dice, y su voz suena amenazante.

Yo no digo nada, me limito a dejar pasar el tiempo sin hacer ruido. Sé que antes o después ella y sus amigas se cansarán, tendrán que ir a alguna clase o a fumarse un pitillo al patio, o encontrarán a otra chica a la que atemorizar. Permanezco oculta, y me desprecio por ello, pero ya me he habituado a esconderme.

Me viene a la mente aquel cuento en el que un explorador se subió a un árbol porque le perseguía un león. Lejos de marcharse, el león seguía vigilándole, esperando que bajara. Mientras, el explorador rezaba y rezaba para que el animal se alejara. Pero las horas pasaban y los dos estaban cada vez más hambrientos. Pasó un día y luego otro, y la moral del explorador estaba debilitada por la sed, la falta de sueño y el hambre, y en cambio el león permanecía tan fresco como al principio. Al tercer día, el explorador acabó desmayándose y cayendo del árbol, y el león, que también estaba al límite de sus fuerzas, se lo comió y no dejó ni el gorro.

CONOCE EL MEJOR PROGRAMA PARA ESCRIBIR GUIONES. 
¡MUY PRONTO EN ASPAÑOL!
Y la versión con tutoriales...
Nunca abandones a tu guionista, mejor invítalo a un...

www.guionnews.com se hace sin cobrar nada por ello. Si valoras este proyecto y deseas que siga adelande ayúdanos, DONA.


Lee nuestro blog clásico
el inquilino guionista
¿Anunciarte con nosotros? ¿Publicar un artículo?
Escribe a inquilinotaller@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual