16 sept. 2016

Conoce las 10 mejores obras del guionista (¿retirado?) Alan Moore

Alberto Quintanilla

Hablar de Alan Moore es hablar de un genio. Un maestro de la escritura que ha dado al cómic muchísimo y será difícil dejar de leerle ahora que ha anunciado que abandona esta faceta. El guionista y escritor, actualmente centrado en la magia y la hechicería, se dedicará a otros asuntos mientras sigue residiendo y creando (quizá novelas, quizá guiones) en su Northampton natal.

Hubo un tiempo (no muy lejano) en el que los niños y adolescentes jugábamos en los parques, no sabíamos lo que era un teléfono móvil ni internet (no existían ninguna de las dos cosas y éramos igual de felices, se lo aseguro). Por aquél entonces, los cómics eran una joya que nos regalaba muchísimas horas de entretenimiento, lectura y placer. Y el destino nos llevó, entre otros, hacia las historias de un tipo llamado Alan Moore.
Alan Moore dejará el mundo de los cómics.

Así fue como muchos descubrimos obras extrañas, profundas y hasta incomprensibles para nuestras edades de entonces. Así fue cómo descubrimos grandes obras de Alan Moore, muchas publicadas en tomos sueltos mensuales, que con el paso de los años fueron enriqueciéndose en posteriores lecturas.

Si aún no has leído a Alan Moore o si lo hiciste pero aún te faltan obras por conocer, vamos a destacar las 10 obras clave de su larga trayectoria. Todas muy distintas entre sí pero con un nexo común: son densas, complejas, fabulosas, mágicas, muy recomendables y bastante didácticas. Geniales.

Mis tops personales no suelen llevar un orden numérico ascendente o descendente pero en este caso toca hacerlo (y lo voy a hacer según mi opinión, de mejor a peor obra, argumentando el complicado proceso que esto conlleva).

Alguno puede achacar que este ranking incluye obras antiguas y obvia algunas más recientes publicadas como Providence, Neonomicon o Fashion Beast (esta última proveniente de un guión cinematográfico de Alan Moore que jamás se filmó y se recuperó a modo de novela gráfica). Es así, porque de toda la obra de Moore, considero más influyente y atractiva su etapa anterior, aunque cada uno de sus títulos son siempre recomendables. ¡Empiecen por estos 10!


1. Watchmen
La obra cúlmen del mundo del cómic con la que arrancó todo. Fue en 1986 y permitió que muchos empezaran a respetar al denominado "noveno arte". La que hizo que designar a los cómics como novelas gráficas fuera un hecho. Sigue coleando la crítica voraz contra la adaptación cinematográfica que realizó en 2009 Zack Snyder. Muy difícil de adaptar en la gran pantalla, Watchmen como novela gráfica es un compendio de tramas con los Relatos del navío negro haciendo las veces del "cómic dentro del cómic". Una maravilla que va perfectamente hilada a la trama principal de la muerte de El Comediante, lo que es solo la gota pequeña de un entramado genial con crítica social y de apocalipsis en la sociedad norteamericana.

Watchmen no solo puede ser leída y releída varias veces sino que es necesario. Sus detalles (cientos), su forma de tamaño de viñetas, sus 12 episodios a modo de reloj perfecto y cronometrado, sus referencias y frases y citas literarias y musicales... Todo. Watchmen está en el top de Alan Moore por su perfección absoluta y la excelencia detallista otorgada por Dave Gibbons a cada una de sus viñetas. Personajes como Rorschach, Búho Nocturno, Espectro de Seda, Ozymandias, Doctor Manhattan o el citado El Comediante se convirtieron en inolvidables.


2. V de Vendetta
"Remember, remember, the 5th of november"... "Recuerda, recuerda el 5 de noviembre..." es una de las citas y referencias sutiles más conocidas en una obra magna donde el anarquismo es la excusa para que Alan Moore dé rienda suelta a su genialidad y se adelante al futuro. Se publicó a lo largo de 7 largos años (desde 1982 a 1989) y se basó en un hipotético futuro de 1997 (que para nosotros ya es pasado remoto). Para Moore el estado controlaba a los ciudadanos y daba hasta miedo ver ciertas formas de actuar. Con una definición de trazo muy buena de su dibujante David Lloyd, la obra deja huella en cuanto se analizan con cierto detalle sus viñetas.

Mucha gente se acercó a la novela gráfica tras haber sido popularizada la obra por la película de Natalie Portman y Hugo Weaving, cuando lo lógico hubiera sido hacerlo al revés. Se pueden ver ambas con cierto nexo común pero tienen distintas concepciones y subtramas. Y el aire de héroe anónimo de V (protagonista absoluto en la novela gráfica y no tanto en la película) es fundamental para Moore. El significado que él quería transmitir contra el sistema opresor en un Reino Unido futurista y distópico solo podía ser combatido por un tipo que nunca desfalleciera pero que representaba a todos los ciudadanos "de bien".

3. From Hell
La obra casi definitiva sobre el mundo de Jack El Destripador y el mito de su eternidad y asesinatos de prostitutas en el Londres victoriano del SXIX. Mucho se ha escrito y analizado sobre estos casos y este personaje pero lo que hace Alan Moore es más profundo, si cabe, y tiene una labor de síntesis y concrección maestras, con la ayuda de Eddie Campbell en el dibujo. El apéndice en texto, con decenas de páginas y plagado de detalles y cuestiones con cada capítulo de la obra es para estudiar y no terminar nunca.

Desde el infierno (título que muchos ponen en castellano) tuvo una lamentable versión cinematográfica con Johnny Depp que no llega a la suela del zapato a esta obra magna, larga, densa y al mismo tiempo atractiva, que está realizada en tinta y solo en blanco y negro. Para leer con mucha calma y disfrutarla a cuentagotas. Más de 500 páginas, todas interesantes, la avalan.

4. La Liga de los Hombres Extraordinarios
Lo que realmente recomiendo aquí son los dos primeros volúmenes que se publicaron, las dos historias completas que nos dejó Alan Moore sobre su particular concepción del universo de aventuras que une a Allan Quatermain, Myna Murray, El Hombre Invisible, El Capitán Nemo o Jekyll y Mr. Hyde. El dibujo de Kevin O'Neill era perfecto para las aventuras que corrían estos personajes literarios, unidos en la búsqueda de proteger al Imperio Británico de invasiones alienígenas o de villanos como Moriarty y Fu Manchú.

Las referencias de todo lo que Moore sabe sobre literatura fantástica, que es muchísimo, se completaban con relatos al final de cada historia, que hacían la función de complemento (me refiero a Allan y el Velo Rasgado, del volumen I y El Almanaque del Nuevo Viajero, del volumen II). Muchísimo del mundo de H. G. Wells y Julio Verne se deja ver en esta obra, lo cual siempre es un motivo de alegría. La película de Stephen Norrington con Sean Connery mejor no comentarla en estos momentos. Vamos a obviar que alguna vez existió. Por cierto, habrá
reboot.

5. Batman: La Broma Asesina

Una de las mejores aventuras escritas en el mundo de los tebeos sobre el Hombre Murciélago. Hace bastante poco se estrenó en VOD su adaptación cinematográfica (muy fiel pero inferior a la novela gráfica). Era bien difícil que en solo 44 páginas de historia, que actúa en plan circular desde una viñeta inicial y final idénticas bajo la lluvia, se pudiera llevar al Joker y Batman a una situación tan tensa entre los dos. Ambos se necesitan de algún modo.

La invención del origen del Joker fue tan aclamada que se dio por oficial en el universo DC Comics aunque se intentaron otros orígenes del personaje. Y es que el villano favorito de Batman, pura némesis de nuestro héroe, era un tipo normal que quería ser comediante pero tuvo un mal día que le hizo perder los estribos. Y según Moore eso puede pasarle a cualquiera ¿o no? El dibujante, Brian Bolland, realizó unos de los mejores trabajos de su trayectoria.


6. Miracleman


Un montón de problemas y disensiones legales con la editorial, los asuntos de propiedad de derechos de autor que reclamó Neil Gaiman, y la incursión aprovechada de Todd McFarlane etc... hicieron que hasta 2014 no se tuviera la obra de Miracleman en tres tomos recopilatorios al castellano. Así pudimos ver todos los episodios creados por Alan Moore desde 1982. Salvo que hubieras tenido el milagro de haber ido coleccionando los tebeos mensuales sueltos que publicó la extinta Eclipse y que llegó a España dos décadas antes. Eclipse no publicó la obra completa y además Alan Moore abandonó la colección en el número 17 pero todos sus episodios fueron inquietantes.

Como Moore no tiene derechos sobre el personaje no aparece firmando la obra pero su visión futurista de Miracleman era maravillosa y magnética. "Kimota" era la simple palabra mágica que transformaba a un cuarentón Mike Moran en un poderoso ser casi indestructible que había sido creado en el denominado "Proyecto Zaratustra". Lo mejor de Miracleman no era su visión de aquel Reino Unido de los 80 sino que Moore profundizaba en el dolor y frustración de un hombre que odiaba ser superhéroe si ello le impedía mantener a su familia feliz.


7. Capitán Britania


Esta pequeña miniserie ha pasado a ser de culto. Uno de los primeros trabajos profesionales de Alan Moore que sorprendió por su originalidad. El Capitán Britania, que terminaría formando el grupo británico Excalibur (junto a Gata Sombra, Meggan, Rondador Nocturno y Fénix), tuvo un pasado que Moore ideó con maestría. La unión con Alan Davis, un artista del dibujo que ya ofrecía muestras brillantes en sus primeros trabajos, fue perfecta, exitosa y absoluta.

Esta etapa salió recopilada hace muchísimos años en 4 pequeños tomos "formato prestigio" en España y sigue siendo una de las mejores etapas de Moore, de Davis y de lo mejor que se hizo nunca sobre este personaje (injustamente semidesconocido por las masas). Se reeditó posteriormente y muchos pudieron disfrutarla años más tarde.

8. Top Ten


Una de las joyas desconocidas que casi nadie suele mencionar entre las obras maestras de Moore (cosa que no se comprende bien del todo, salvo que no la hayan leído). Mientras muchos adoran de esa etapa de America's Best Comics otros títulos como Promethea o Tom Strong (curiosos y recomendables, sin duda), la joya de la corona era esta Top 10, una serie policiaca ambientada en una ciudad futurista llamada Neopolis. El dibujo corría a cargo de Gene Ha y el guión era un conglomerado de ideas policiales del modo Canción Triste de Hill Street con muchos personajes que tenían tramas propias pero acababan desembocando en la misma comisaría.

Igualmente, como si de una novela policíaca y de misterio se tratara, había una trama general sobre la que pivotaba todo: ¿Quién estaba sembrando el asesinato y el terror en la ciudad? Temas como el racismo, la desigualdad, el machismo, la intransigencia de algunos hacia la homosexualidad y otros temas serios se desarrollaban con ingenio y a la vez humor ácido. Seriaza de 12 números que tuvo una precuela curiosa llamada: The 49ers y un spin off de algunos personajes principales (Smax).


9. La Cosa del Pantano


Poca gente, por no decir prácticamente nadie, creía en este personaje, siempre bastante vilipendiado y marginado. La Cosa del Pantano tuvo la suerte de que Alan Moore, aún desconocido, se cruzó en su camino y tuvo libertad para inventar historias. El personaje no era nada popular y precisamente por ello, su creador Len Wein permitió a Moore todo tipo de creatividad.

Hasta 40 números estuvo el guionista con el personaje, arrancando con el número 21 de la serie regular bajo el título de Lección de anatomía. Moore se adentra en un mundo de naturaleza, mezclado con la filosofía gótica y hasta principios de brujería y chamanismo.


10. Superman Anual 1985


Moore realizó a mediados de los 80 varias historias que ayudaron a relanzar al personaje de Superman, en una etapa en que estaba en decadencia (en cuanto a ventas de tebeos se refiere, no tanto en popularidad). Quizá su historia más atractiva y redonda sea Para el hombre que lo tiene todo (cuando la lean pueden buscar también la titulada ¿Qué fue del hombre del mañana?). Nadie se había atrevido a retratar a Superman como un tipo casi esquizofrénico, que tiene alucinaciones y vive en una realidad paralela, atrapado por su propia mente.

¿Y si Superman nunca hubiera llegado a la Tierra y Krypton hubiera seguido existiendo? ¿Cómo sería ese Kal-El en su día a día, sin nadie a quien defender en un planeta donde todos son poderosos? En Para el hombre que lo tiene todo, igual que en Watchmen, tenemos el dibujo de Dave Gibbons. Batman, Robin y Wonder Woman deciden visitar a Superman por su cumpleaños y acuden a la Fortaleza de la Soledad. Lo que se encuentran allí es al héroe inconsciente con una planta en su pecho, de origen alienígena, que lo mantiene sumido en sueños y pensamientos muy oscuros.

es.ign.com

Tanto www.guionnews.com como el inquilino guionista se hacen sin cobrar nada por ello. Si valoras este proyecto y deseas que siga adelande ayúdanos, DONA.
Más de 130mil visitas al mes. ¿Anunciarte con nosotros?
¿Tallerear tu guión, realizar un scriptdoctor?
Escribe a 
inquilinotaller@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual