25 abr. 2016

A l*s guionistas venezolan*s no les nace pensar en el público cuando escriben

Autor: ELOI YAGÜE JARQUE

La mañana del 21 de abril fue lluviosa en Caracas; no obstante, las puertas de la Galería de Arte Nacional se abrieron para permitir a los cineastas festejar los 42 años de la Asociación Nacional de Autores Cinematográficos (ANAC). Y la celebración adoptó la forma de jornadas de reflexión y tuvo como escenario la sala de la Cinemateca Nacional.

Esta vez, los cineastas decidieron reunirse para intercambiar impresiones sobre el devenir del cine nacional, el cual ha tenido en los últimos tiempos innegables éxitos en festivales internacionales. Además de su calidad, el cine made in Venezuela ha mejorado en cantidad. De hecho, 2014 fue un año histórico al alcanzar las películas venezolanas exhibidas durante ese período, un total de 4 millones 577 mil 700 espectadores, con filmes tan taquilleros como Papita, Maní, Tostón de Luis Carlos Hueck; Libertador, de Alberto Arvelo o Er Conde suelto en Hollywood, de Benjamín Rausseo.

Sin embargo, la realidad es que en 2015 hubo una merma de espectadores en las salas de cine locales y se pronostica que este año la tendencia sería irreversible. Los cineastas ven con preocupación este bajón al que contribuyen diversos factores, desde la inseguridad, que hace que cada vez más personas opten por quedarse en casa a ver televisión por cable o películas en DVD, hasta los cortes eléctricos que afectan a los centros comerciales y de manera directa a las funciones de las salas de cine.

El papel del guionista

Esa mañana, la presencia mayoritaria fue de guionistas. Rafael Straga, gerente de la ANAC, abrió fuego con una premisa polémica: refirió que alguien en Facebook le echaba la culpa a los guionistas del descenso numérico de asistentes a las proyecciones de cine nacional. La respuesta de los escritores no se hizo esperar: Los narradores audiovisuales consideran que la aceptación del público no debe ser un factor limitativo a la hora de escribir. “No es trabajo de un guionista buscar el público perdido. Mi trabajo como guionista es tener muchas ideas. Primero creo en la historia y en segundo lugar, pienso en si le gustará a la gente”, dijo Valentina Saa Carbonell, escritora con experiencia en cine y televisión, además de facilitadora de talleres de guión.

Con ella coincidió Franklin Delgado, guionista y cortometrajista, quien rechazó que a los guionistas se les quiera echar la culpa del bajón en la taquilla. Atribuye la situación a la inseguridad, a los cortes eléctricos, y hasta al precio de las cotufas.

En la misma onda intervino Ana Cristina Henríquez, directora de cine y televisión, quien señaló: “La pérdida de público no es un tema que nos ocupe”. Para la cineasta, lo que atrae al público es la factura de la película o serie. “Lo que importa es el tratamiento del tema, la tensión dramática”, apunta.

Por su parte, la guionista y productora Diana Lichy difirió de Henríquez, señalando que la técnica no garantiza el público. “Además, en Venezuela no hay un público formado, este es aleatorio”, afirmó. Tampoco cree que la temática sea un factor que atraiga público.

En este punto se recordó la importante labor cumplida por la Cinemateca Nacional en la formación de varias generaciones de espectadores, de la mano de su director Rodolfo Izaguirre, del guionista David Suárez –ya fallecido- y de Viveca Baiz, quien durante muchos años se ocupó de la programación infantil.

La responsabilidad del CNAC

Cuando se analiza quién decide lo que ven los espectadores venezolanos, se descubre que en gran medida la responsabilidad la tiene el CNAC, Centro Nacional de Cinematografía, que con frecuencia organiza convocatorias para seleccionar guiones que serán desarrollados o directamente producidos para su rodaje. Se puso sobre el tapete el tema de la imparcialidad que pudiera tener un organismo oficial a la hora de evaluar estos proyectos.

Al respecto, Ana Cristina Henríquez señaló que el baremo se aplica con criterios políticos y que hay un abuso de temas épicos, pues la estética oficial favorece la producción de películas históricas ambientadas en la guerra de independencia. Desde el público, Dayana, editora de libros infantiles, señaló que no veía problema en las películas históricas pues contribuyen a la formación de los niños.

Para el cineasta Alberto Alcalá, el sistema de convocatorias del CNAC está caduco porque el uso del seudónimo, en un medio tan pequeño donde todo el mundo se conoce, no garantiza la imparcialidad. Carlos Tabares, profesor de cine en Uneartes, defendió el sistema del CNAC, pues ha formado parte de comisiones evaluadoras, al igual que Diana Lichy, y garantiza que son transparentes sus decisiones. Aunque no opinó lo mismo del baremo, que a su juicio debe ser modificado para que guiones deficientes no sean premiados.

Tabares también puso sobre el tapete el tema de los valores. “¿Qué clase de valores nos van a ayudar a recuperar el público perdido? ¿Con qué valores vamos a identificarnos?”, se pregunta. “Papita, Maní, Tostón no es Araya”, dijo refiriéndose a la obra de la cineasta venezolana Margot Benacerraf que ganó el Festival de Cannes en 1959, un clásico de la filmografía nacional.

Nuevos formatos y nuevos públicos

Los guionistas se refirieron a los nuevos formatos como las series de televisión al estilo de True Detective, Breakin’ Bad, The Wire, Los Soprano o CSI que han revolucionado el medio televisivo y la relación con los espectadores mediante la transmedia. Hay canales como Warner cuyo slogan central es “el canal de los personajes”. Pero a la vez se lamentan de que la televisión nacional se haya “quedado en el aparato”, es decir, cayó la inversión en producción y lo que hacen los canales son remakes y compra de enlatados de bajo costo y poca calidad.

Lejanos están aquellos tiempos en que los canales apostaban por la telenovela cultural y le abrían espacios a escritores profesionales como José Ignacio Cabrujas o Salvador Garmendia. O el fenómeno de Por estas calles, original de Ibsen Martínez, que mantuvo al público pegado a las pantallas durante más de dos años, latiéndole en la cueva a El Derecho de Nacer, la emblemática (y paradigmática) telenovela cubana de Félix B. Caignet.

El escritor y especialista en literatura infantil Luiz Carlos Neves, de origen brasileño aunque afincado en Venezuela, citó el caso de la corporación Red O Globo, en el país vecino, que cuando lanza telenovelas llama al público a participar en ellas con ideas, música e incluso propuestas de situaciones y personajes. “Lo hacen para aprovechar la creatividad del público sin tener que pagar ni un centavo”, asegura.

Alberto Alcalá propuso el sistema de crowfunding para financiar producciones, lo cual a su juicio permitiría que el público financiara lo que quiere ver en pantalla, mediante una especie de campaña de suscripción a través de la cual, a la audiencia se le presenta un proyecto y se solicita su contribución monetaria para financiarlo. Carlos Tabares estima que en un país como Venezuela, este sistema no garantiza que una producción audiovisual tenga un éxito de público asegurado.

A través de las distintas intervenciones, se desprende que hoy no se puede hablar de un público homogéneo, sino de públicos –o nichos- diversos. Así lo demostró Orlando Corona, director de Ascenso, un festival audiovisual que muestra historias contadas desde la propia perspectiva de atletas que practican disciplinas extremas como montañismo, canotaje, vuelo, escalada, ciclismo, entre otras. Este Festival, que empezó en espacios culturales de Chacao, acaba de presentar su doceava edición en Miami. “La gente quiere verse”, comenta Corona como razón del éxito de público obtenido.

Unas puertas se cierran y otras se abren: conocidos son el caso de unos jóvenes venezolanos que presentaron un proyecto a Netflix, el cual fue aprobado, o de los “libretistas migratorios” como Alberto Barrera Tyszka o guionistas de sitcom como Sergio Jablon, que ya trabajan en el exterior. Miami, Colombia y España son algunos de los lugares adonde emigran los guionistas. Pero algunos incluso pueden trabajar desde su casa en Venezuela y escribir para otros países… siempre y cuando internet no se caiga y no corten la luz…
efectococuyo.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual