16 feb. 2016

David Navarro analiza el proceso de transformar una novela en guión cinematográfico

Durante el próximo año y medio se estrenarán en el país más de 10 películas adaptadas de obras literarias. Desde el clásico infantil `El libro de la selva´hasta el Best Seller `También esto pasará´ de Milena Busquets.

Hace apenas unos meses, David Navarro estrenaba `Fantasma´, un drama intenso y profundo escrito y dirigido por él. La película y su trabajo detrás de cámaras, han recibido elogiosas críticas de la prensa especializada.

¿Cuál es el gran riesgo de llevar una novela al cine?

Cuando un lector se sumerge en un libro está haciendo el trabajo del cineasta: el lector imagina activamente todos y cada uno de los matices que no se detallan con palabras, y eso hace que cada historia sea distinta según quién lo lee, y, además, hace que la vivencia del espectador sea más profunda, porque hay una parte propia en ese universo ajeno. Cuando se adapta un libro al cine hay que jugar contra eso, la desventaja es brutal. El autor tiene que decantarse sobre todo lo que aparece en pantalla, no hay lugar a la ambigüedad, y es imposible estar a la altura.

¿Cómo crees que puede reemplazarse la imaginación que despierta la literatura en un guión cinematográfico?

Las buenas adaptaciones son las que escapan de rendir cuentas al libro, y se reorganizan en libertad. Un libro tiene un tempo y una estructura que no tiene porqué funcionar en imágenes. El cine es otra cosa. El secreto reside en tomar todos los rasgos útiles, y volar libre, como si nunca hubiera existido el libro. Cuando no es así, salen películas cobardes, acomplejadas y superfluas.

¿Alguna adaptación te ha gustado más que el libro?

Personalmente, me encantan las ideas de Saramago, pero no me gusta como escribe, no va conmigo. "A ciegas" (adaptación de "Ensayo sobre la ceguera" de Saramago) me gustó mucho, porque en mi opinión el director supo avanzar hacia una voz propia. Tengo entendido que a Saramago no le gustó mucho, lo cual es comprensible. Para mi esa película tiene un valor añadido: el libro en el que se basa tiene varios puntos de vista ciegos, cuando un lector lee la percepción de un ciego se está poniendo en su lugar (porque el libro se lee, pero no se ve), pero cuando un cineasta tiene que volcar esa invidencia en imágenes está trabajando con un contrasentido ¿ver sin ver? y creo que en este caso el reto se superó muy positivamente.

Siendo que en el cine se han contado historias maravillosas, ¿por qué crees que hay tan pocos casos de guiones que se han llevado a textos literarios?

Yo te devuelvo otra pregunta: ¿cómo es que no hay novelas escritas por más de una persona? En la historia de la literatura es extrañísimo ver que una novela tiene más de un autor. El cine es un trabajo en equipo, dónde el guión es sólo un plano sobre el que trabajan decenas de otros departamentos dónde la historia crece sin parar (por no hablar de que a veces donde el argumento cambia brutalmente es en la sala de montaje final). Que todo eso acabe dando como resultado un libro es muy extraño, la propia industria no lo permite, ¿cómo algo que ha sido creado por una colectividad acaba teniendo un autor único que figura en el lomo? Todos los casos que conozco de adaptaciones inversas son sobre series de televisión, y a veces ni tienen autor reconocido. Además, un guión de película apenas tiene 90 páginas (con interlineados muy generosos), y una novela común pasa de las 250, esto quiere decir que para hacer el viaje inverso hay que inventar muchas cosas nuevas que no están en la película, y eso también es visto por el lector como una rareza, porque es consciente que el original no tenía esas piezas y que alguien ha tenido que forzar su creatividad para ampliar la historia "artificialmente". Pese a ello, me apasiona la idea de que puedan existir adaptaciones inversas, creo que sería una gran riqueza.
es.blastingnews.com
Por primera vez en la vida, conocimos al Buen Productor

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual