9 ene. 2016

Conoce a estas 5 importantes (y guapas, y elegantes) guionistas aspañolas de tv

Ellas son las culpables de que cada semana nos quedemos en el sofá hasta el final del capítulo. Una nueva generación, que ha roto con los clichés, y ha convertido la ficción televisiva en una aventura y un éxito. 

Nadie pone en duda que las ficciones españolas viven una imparable edad de oro. Y es que las series enganchan, y mucho, tanto a hombres como mujeres. Solo un dato: hace unos días, Velvet echó el cierre a sus grandes almacenes por esta temporada con un récord de audiencia (19,8% de share, en el espacio más visto del día) con 3.427.000 espectadores atentos al parto de Ana (Paula Echevarría). Una cifra espectacular en la era de las audiencias fragmentadas. Pero, ¿qué ha cambiado en nuestras series que explique este triunfo?

Aurora Guerra, creadora de El secreto de Puente Viejo, lo tiene claro: "Se está invirtiendo más dinero en historias más potentes y con una buena producción detrás. Antes, se pecaba de estirar demasiado las historias en el tiempo y al final, la gente se desenganchaba por aburrimiento. Ahora las tramas evolucionan e incluyen giros para atrapar al espectador. Se está arriesgando más". Y en eso los guionistas tienen mucho que decir.

Araceli Álvarez de Sotomayor, guionista de La que se avecina, apunta otro punto de vista: "La crisis ha provocado un nuevo concepto de ocio. Darte un maratón de capítulos en casa un domingo por la tarde sale muy barato y es muy divertido". En definitiva, se están escribiendo guiones de más calidad, en los que las mujeres pasan de tener papeles secundarios a ser protagonistas. Y muchas de estas apasionantes ficciones han salido de la mente y la mano de las protagonistas de este reportaje.

Se acabaron las abnegadas amas de casa y las cenicientas que esperan a su príncipe azul. Las mujeres con carácter y rompedoras con su época se han empezado a colar en nuestras ficciones. Ahí están Celia (Candela Serrat), de Seis hermanas, que lucha por el derecho al voto; y Amelia Folch (Aura Garrido), una de las primeras universitarias de 1880 de El Ministerio del Tiempo. Pero no son las únicas. No hay que olvidarse de las audaces chicas de la prisión de Vis a vis. Y en unas semanas descubriremos a la metódica e imparable abogada Alicia Castro (Blanca Portillo) en Sé quién eres, la nueva serie de suspense de Telecinco.

Menos complacientes

Para Gema R. Neira, directora de desarrollo de Bambú Producciones: "Nuestras chicas rompen con los estereotipos, son más maduras y menos complacientes. Además, hay que tener en cuenta que el público televisivo es sobre todo femenino y le gusta sentirse identificada de alguna manera con sus protagonistas".

Anaïs Schaaf, cocreadora de El ministerio del tiempo añade: "Incluir protagonistas con las ideas claras, modernas y que no teman enfrentarse al qué dirán cuesta y mucho, porque el perfil clásico de la buena esposa ha funcionado durante muchos años y el salto da vértigo. Un giro interesante sería profundizar en los perfiles de mujeres de más de 40 años con un oficio y una vida apasionante, pues ahora todas son jóvenes y guapas".

Aunque cada vez es más frecuente encontrar a mujeres protagonistas, el número de escritoras sigue siendo todavía minoritario. Según datos de la SGAE de 2013, un 24% frente al 76% de hombres. Lo cierto es que a la hora de inventar un personaje, nuestras protagonistas insisten en que es cuestión de psicología y no de género. Aurora Guerra, guionista de Acacias 38, afirma: "Me siento igual de cómoda creando un rol femenino que uno masculino. La clave está en la empatía". Laura Caballero, directora de La que se avecina, puntualiza: "En el equipo de guión, somos dos chicos y dos chicas y las historias las escribimos entre todos. Pero cuando abordamos una trama femenina, los chicos prefieren que nosotras hagamos los diálogos".

Y ¿cuál es el más difícil todavía? Araceli Álvarez tiene claro: "No repetirnos". Y Anaïs Schaaff, socia de la productora Cliffhanger, considera que no todo es de color de rosa en el mundo de la ficción: "Nuestra calidad ha mejorado bastante, pero para alcanzar el nivel de las series inglesas o americanas queda mucho por hacer. Para empezar, las cadenas deberían arriesgarse más con las tramas y ampliar el presupuesto. Por ejemplo, mientras que fuera las series políticas están a la orden del día, aquí nadie se ha atrevido todavía a tocar esta temática seriamente". ¿Un House of cards o Borgen a la española? Probablemente, solo es cuestión de tiempo...

Anaïs Schaaff

Tiene 41 años
Guionista y cocreadora de El Ministerio del Tiempo

Primero estudié Humanidades y, luego, dirección y dramaturgia en el Institut del Teatre. Empecé a escribir guiones para la tele hace solo 10 años, porque con el teatro no me ganaba la vida. Primero le pedí trabajo a mi padre, que es director en Saber y ganar, y me dejó entrar como guionista de preguntas. Luego hice algunas pruebas de selección, porque los guionistas también hacen castings, y entré en Los Lunnis. Poco después di el salto a TV3 escribiendo para la serie Ventdelplà y allí fue donde conocí a Javier Olivares. Juntos, hicimos la serie Kubala, Moreno y Manchón y luego salió Isabel.

Pero nuestro sueño era dejar de ser guionistas de encargo para convertirnos en productores ejecutivos de nuestras series. Así que montamos la productora Cliffhanger y vendimos El Ministerio del tiempo a Televisión Española. ¿Cómo escribo personajes? Lo que intento es salirme de los estereotipos, de lo previsible. Me atraen más los roles con clarosocuros que los de una pieza, como en la vida misma. Y una vez que tengo definido, con cuatro pinceladas, el perfil, me gusta buscar referencias literarias, desde Clarín hasta Tolstoi. En realidad, todo vale para darle cuerpo y carácter a un personaje. Por ejemplo, la frase "secretaria viene de secreto", que se dice en El Ministerio se la robé a mi padre.

Uno de mis personajes preferidos en la serie es el de Susana Torres, que interpreta Mar Saura y tendrá más desarrollo en la segunda temporada. Es una funcionaria de alto nivel, muy ambiciosa, y su perfil se asemeja al de esas políticas jóvenes con los que algunos partidos pretenden "lavarse la cara" y vender así que van a mejorar el país".

¿Otras series que me gustan? Soy fan de la inglesa No offence y de la sueca Jordskott. Últimamente, me he visto un par de capítulos de Carlos, el emperador y Águila Roja, pero veo detrás la mano del productor, en cuanto a las limitaciones de rodaje y cómo condicionan los argumentos por rentabilidad y me da coraje.
Gema R. Neira

Tiene 32 años
Directora de Desarrollo de Bambú Producciones (Seis Hermanas, Velvet)

Mi primer guión fue para la serie Mareas Vivas. Fue en la televisión gallega donde conocí a Ramón Campos y empezamos a trabajar juntos. Escribimos Desaparecida, Guante Blanco, Gran Reserva, Hispania y Gran Hotel y consolidamos Bambú. ¿Cómo trabajo? Todo me sirve para inventar a mis protagonistas: desde figuras históricas hasta personajes de novelas inolvidables. Casi siempre escribo a ciegas, y es el trabajo del intérprete el que engrandece el personaje.


Esto nos sucedió con Rita en Velvet. Cuando vimos a Cecilia Freire trabajar, nos dimos cuenta de que podía tener más texto y decirlo mucho más deprisa, porque lo hace muy bien. Sin embargo, creamos a Ana y a Alberto pensando en Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre, pero el resto del casting, como Clara y Mateo, ha ido cobrando protagonismo capítulo a capítulo. Cuanto mejor defiende el actor su personaje, más frases gana. ¿Lo que no me pierdo? Soy una gran devoradora de series. Me encanta Masters of sex y de las españolas me gustó mucho El Príncipe y me ha sorprendido Vis a vis. ¿Un proyecto? Sueño con poder desarrollar una historia sobre los fotógrafos de guerra.
Araceli Álvarez de Sotomayor

Tiene 43 años.
Guionista de La que se avecina.

Tras ejercer como abogada durante 12 años en un bufete de Córdoba, lo abandoné todo y me fui a Madrid para estudiar Arte Dramático. Empecé a moverme y entré como actriz en el circuito de monologuistas. Por entonces, yo estaba loca por la serie Aquí no hay quien viva. Me sabía los capítulos de memoria. Y un día, me presentaron a Alberto Caballero, el director de la serie. Le dije que era una auténtica friki de la serie, me hizo una prueba, les gusté, encajé en el equipo de guión y ya llevo casi cinco años.

Es el sueño de mi vida hecho realidad. Reconozco que hay momentos tronchantes durante la escritura, porque encadenamos un disparate tras otro. Hasta los actores alucinan y nos envían mensajes diciéndonos: "¡Qué locura de capítulo!". ¿Mi personaje favorito? Me entusiasma Judith (Cristina Castaño) por el nivel desquiciamiento y frustración con el que vive, pero es que hay mujeres reales como ella con el colmillo retorcido. ¿Mi serie preferida? The Bing Bang Theory. Amo el personaje de Sheldon Coope.

¿Un reto? Me gustaría desarrollar una serie de 25 minutos con formato americano. Nuestra serie es demasiado larga y además es autoconclusiva. Creo que nos falta la libertad y el ritmo de los modelos americanos.

Laura Caballero

Tiene 37 años.
Directora y guionista de La que se avecina

Me estrené como guionista escribiendo sketches para Noche de fiesta de mi tío José Luis Moreno. Hoy ejerzo de guionista y directora de La que se avecina. Una actriz me dijo hace tiempo que mi forma de trabajar le recordaba a una niña cuando juega con sus muñecos. Y acertó de pleno.

Respecto a los personajes, no tengo uno preferido. De forma aislada, terminarían cansándonos, en cambio en grupo se retroalimentan y son extraordinarios. Con los años, me he dado cuenta de que los personajes están por todas partes: en una cafetería, en la tienda del barrio... Tan solo hay que descubrirlos. Y una vez que me siento a escribir, los llevo al límite, al extremo.


Hay días que cuando estamos inventando las peripecias de los vecinos de Montepinar nos entra un ataque de risa tan fuerte que tenemos que dejar de escribir, pero también hay otros en que nos atascamos. Otro momento desternillante es cuando probamos los diálogos para comprobar si funcionan y ponemos las voces de los personajes. Los guionistas parecemos los teleñecos.
Aurora Guerra

Tiene 46 años.
Coordinadora de guión de Acacias 38
Creadora de El secreto de Puente Viejo.

Estudié Dirección de cine y mis primeros trabajos fueron concursos y programas de entretenimiento como el Karaoke de Telecinco. Mis primeras series fueron Génesis, en la mente de un asesino, y Caméra Café. Me encanta contar historias con las que el público se ría, se conmueva o sufra. Además, este oficio me permite vivir muchas vidas a través de los personajes. Las impulsoras de mis historias suelen ser mujeres fuertes, luchadoras, capaces de enfrentarse a las normas de su época. Así nacieron Pepa, de El secreto de Puente Viejo, y Manuela, de Acacias 38, cuyo motor vital es encontrar a sus hijos y luchar por un oficio. No puedo negar que en ellas también hay mucho de mí misma.


Respecto a los personajes, persigo que sean interesantes, con fondo, que lleven una mochila del pasado de la que poder tirar. ¿Lo más duro de este oficio? Cuando no puedes escribir con libertad. Aunque ahora estoy muy a gusto, porque escribo sin miedo y participo en la elección del casting, vestuario y decorados; pero en el pasado me ha tocado trabajar muchas veces con cortapisas y el resultado no es el mismo. Los guionistas españoles luchamos por figurar como productores ejecutivos, como los show runners americanos, que tienen un control más global de producto.
www.mujerhoy.com

La genética del dolor en los personajes

2 comentarios:

Top 5 noticias mensual