12 ene. 2016

Adaptación de la novela Wolf Hall: Una entrevista con el guionista Peter Straughan

Traducción Gustavo Palacios

¿Cuándo conociste los libros de Hilary Mantel?

Me acuerdo de haber leído “A Place of Greater Safety” a principio de los noventa y me conmovió profundamente. Me enamoré de los personajes y me sentí tremendamente impresionado por su escala y su arco de posibilidades. Me sentí exactamente igual leyendo “Wolf Hall” por primera vez.

¿Qué conversaciones mantuvieron con Hilary antes de empezar?

Creo que antes de empezar a escribir hubo una reunión por la tarde, para decirnos hola y conocernos un poco el uno al otro. Pero durante la escritura en sí me mantuve bastante en contacto con Hilary, mirando su reacción a los cambios, compresiones, pidiéndole consejos o que me aclarara cosas. Ella fue todo el tiempo inventiva, abierta, generosa y me apoyó siempre. Justamente lo que esperas de parte de un novelista al que tienes que adaptar.

King Henry VIII (Damian Lewis), Thomas Cromwell (Mark Rylance)(Photo: Giles Keyte, BBC/Company Productions Ltd)


¿Cuál fue tu aproximación al material para adaptar novelas tan largas para la televisión?

Yo creo que el proceso de adaptación cambia de un proyecto a otro. Con algunas novelas puedo llegar a empezar a escribir el guión de inmediato, trabajando a puro instinto. Con otras siento la necesidad de planificar muy detalladamente todo, usando tarjetas en una pizarra y un montón de diagramas.

Con “Wolf Hall”, me acuerdo haber sentido que tenía que asentarme en un aspecto de la historia y tratarlo como si fuera la espina dorsal del proyecto, y así tuve una soga a la cual aferrarme para ir de una punta a la otra de lo que tenía que narrar. Cuando tengo dudas de cuál será mi próximo paso, ya sea mantener o eliminar una escena, o cómo y cuándo combinar los elementos existentes y –ocasionalmente- inventar nuevos momentos, siempre trato de valerme de esta espina dorsal para solucionar el problema.

La espina dorsal que yo elegí fue la parte de la novela que puedes entender como el cuento de una venganza: La lealtad de Cromwell hacia Wolsey y el consecuente deseo de vengar su caída y su muerte. A diferencia de una novela, un drama es como un tiburón: si deja de moverse hacia adelante, se muere. Yo sentí que esta historia de venganza era tan visceral y dinámica que se convirtió en el motor más útil para mantenernos en movimiento hacia adelante. Por supuesto que el deseo creciente de venganza es algo central también en la novela, pero otro adaptador podría haber sopesado este aspecto de manera diferente y haberse interesado en otro elemento de la historia. Esa es la razón por la cual dos dramaturgos pueden producir trabajos muy diferentes a partir de la misma novela.

Anne Boleyn (Claire Foy) (Photo: Giles Keyte, BBC/Company Productions Ltd)
¿Qué fue lo más duro de resolver en este proyecto?

El episodio 1 fue el más difícil ya que tuve que combinar mucha información de fondo y al mismo tiempo mantener la historia “principal” en estado de movimiento constante hacia adelante. Así que crucé los dedos, pensé en la estructura de “El Padrino 2” y me puse a la tarea. Fue muy complicado.

También a mí me gustaban mucho los libros y me sentía tan enganchado con muchas escenas fabulosas que me sentí afectado por el problema del tacaño que no quiere perder nada. Estaba tratando de comprimir y combinar las cosas para que encajaran mis partes favoritas sin que esto dañara la estructura de los episodios.

¿Conectaste con los personajes?

Sí, mucho. Creo que uno de los grandes logros de la novela es la simpatía y la lealtad que podemos sentir por Cromwell, quien está bastante lejos de ser un tipo inocente, particularmente cuando nos acercamos hacia el final de la historia. Otro personaje favorito para mí fue Rafe. Y siempre me puso muy contento ver cómo Norfolk entraba pisando fuerte a escena.

Cardinal Wolsey (Jonathan Pryce) (Photo: Giles Keyte, BBC/Company Productions Ltd)
La genética del dolor en los personajes

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual