15 nov. 2015

Más de 250 guionistas españoles debaten en Barcelona sobre su oficio

Más de 250 guionistas de toda España participan entre hoy y mañana en Barcelona en el IV Encuentro de Guionistas, en el que expondrán cómo ejercen la profesión tanto en el ámbito cinematográfico como en el de la televisión.

En declaraciones a Efe, el presidente del Foro de Asociaciones de Guionistas Audiovisuales (FAGA), Henrique Rivadulla "Corcón", ha valorado el arranque de las jornadas porque de las primeras ponencias se desprende que se conseguirá el objetivo de que sean "eminentemente prácticas", centradas en los proyectos que llevan a cabo, "en el trabajo real".

Los guionistas Borja Cobeaga y Diego San José, de "Ocho apellidos vascos", han abierto las conferencias sobre la "fórmula del éxito" de su proyecto, mientras que Olatz Arroyo ha protagonizado una charla sobre el reto de escribir comedia en España.

Concepción Cascajosa, por su parte, ha hablando sobre las tendencias de la ficción internacional para 2016, "lo que será muy útil a la hora de pensar en proyectos futuros", según Rivadulla.

Está previsto, asimismo, que Irene Varela y Joan Grau traten sobre las diferencias que hay al escribir para "El Intermedio" o para Andreu Buenafuente, mientras que Anaïs Schaaf desmontará las estructuras de los capítulos de la serie "El Ministerio del Tiempo", ofrecida por Televisión Española y con muy buenas críticas la pasada temporada.

Entre los ponentes figuran, asimismo, Jorge Guerricaechevarría (El niño), Aitor Gabilondo (El príncipe), Rafael Cobos (La isla mínima) y como invitado de honor, el francés Thomas Bidegain (Un profeta).

Diego San José ha dicho a Efe que los guionistas españoles, más que pedir popularidad, lo que quieren es "visibilidad, de cara a poder negociar con más fuerza".

"El guionista no pelea para ser famoso o popular sino para que haya un reconocimiento industrial de su figura, para que no se queden sin cobrar, para que no le paguen a 200 días las facturas, para tener un mínimo de importancia para poder negociar de tú a tú con el productor".

También ha alertado de que uno de los problemas para los que quieren dedicarse al oficio es la dificultad para acceder al mismo. "Estoy convencido de que hay guionistas que han escrito una película con ideas maravillosas y que no estamos viendo porque no hay un cauce para que la hagan, lo que es dramático", ha concluido.

Y además, entrevista a Diego San José: 
Reconoce el guionista Diego San José que siempre ha dicho que segundas partes nunca fueron buenas. Y, sin embargo, es uno de los artífices de "Ocho apellidos catalanes", secuela de "Ocho apellidos vascos", que se estrena el día 20 y que, a pesar de la realidad política, "no dialoga con la actualidad".

En una entrevista con Efe, San José, que participa en un encuentro de guionistas españoles en Barcelona, ha explicado que tanto él como Borja Cobeaga, el otro guionista, han intentado escribir su nuevo film como si fuera "una primera parte", sin "estirar chistes de la primera".

A pesar de ello, cree que sigue manteniendo el tono "festivo" y es "más inofensiva que una columna de opinión".

Dirigida también por Emilio Martínez-Lázaro, la película, que fue rodada en la provincia de Girona, cuenta con el mismo elenco que la anterior, formado por Dani Rovira, Clara Lago, Karra Elejalde y Carmen Machi, aunque ahora se le suman los catalanes Rosa Maria Sardà y Berto Romero.

La acción transcurre en un pueblo catalán al que se ha trasladado Amaia (Clara Lago), después de tener problemas en su relación con Rafa (Dani Rovira), que ha vuelto a Sevilla, donde Koldo (Karra Elejalde) -el padre de la chica-, lo irá a buscar para impedir que se case con Pau (Berto Romero).

San José defiende que las dos películas "no tienen ningún tipo de mensaje político", están escritas "ajenas a cualquier tipo de opinión" y "son muy blanquitas, porque creo que ninguna de las dos son un buen vehículo para hablar en serio de política".

"Son comedias que van dirigidas a gente a la que no le apetece pasar hora y media con lo mismo que ve en el informativo, por lo que no tienen un calado importante en lo ideológico", subraya.

Lo que sí cree, a pesar de ello, es que ambas retratan Euskadi y Cataluña, pero "en cosas con mucho menos poso y trascendencia, porque ni Borja ni yo podíamos cargar con la responsabilidad de hacer una comedia sobre algo tan importante como el momento actual".

Además, en cualquier momento puede ocurrir una noticia "que lo cambie todo y el año que viene la película sonaría muy vieja, por lo que es totalmente atemporal".

Diego San José confía en que tenga sentido "por la mismas claves que la primera, aunque rodada en otro lugar" y agrega que Cataluña "es un sitio súper interesante para hacer una comedia, un retrato basado en los prejuicios, que si no has viajado por el mundo y te dejas llevar por los tópicos escuchados, te vas a equivocar, porque siempre son torpes y fallidos".

A su juicio, "nos reímos de esos tópicos que nos diferencian en lo superficial, pero a la hora de la verdad lo importante es que somos todos muy parecidos".

Satisfecho de contar ahora con un ídolo suyo como Rosa Maria Sardá en el reparto y con alguien como Berto Romero, con "un ingenio abrumador", también tiene buenas palabras para Martínez-Lázaro, un director "con muchos años de experiencia, con éxitos comerciales, lo cual es difícil de encontrar en el cine español".

"Todo lo que puedo absorber de su sabiduría me lo llevo para toda la vida, es maravilloso", ha apuntado.

Preguntado sobre si está nervioso ante el estreno de la próxima semana, asevera que cuando ha estado nervioso de verdad es cuando ha tenido un fracaso y "sabes que dos fracasos seguidos pueden arruinar tu carrera" y añade que también le preocupa cuando escribe una película pensar si "se llegará a estrenar o la cobraré".

Por otra parte, se ha mostrado encantado de que "Ocho apellidos vascos" tuviera el pasado miércoles más de ocho millones de espectadores en su pase por televisión, y considera que las explicaciones respecto al éxito de la película más taquillera del cine español deben buscarse en "lo sencillo más que en lo complejo".

Entiende que se trata de una comedia "muy divertida todo el rato, que tiene la pretensión de que la gente se ría constantemente, sin aristas complicadas ni mensajes enrevesados, que puedes ver más de una vez porque es para reirse mucho".

Preguntado por nuevos proyectos, Diego San José no esconde que tiene "una vida sobresaturada de tareas", como la escritura de un capítulo de la segunda temporada de "El ministerio del tiempo"; el trabajo junto a Borja Cobeaga de la adaptación del cómic "Superlópez", que dirigirá Javier Ruiz Caldera, y el estreno, en febrero, de "Tenemos que hablar", dirigida por David Serrano y con Michelle Jenner y Hugo Silva de protagonistas.

Irene Dalmases

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual