2 nov. 2015

Del guión al estreno: así se hace un capítulo de 'Los Simpson'

'Los Simpson', una de las series de dibujos animados más longevas.

Casi treinta años después de su nacimiento, 'Los Simpson' sigue siendo una de las series más exitosas del momento. Los dibujos creados por Matt Groening causan sensación y ya van por su 27 temporada en la pequeña pantalla. Pero a pesar de que se han sabido adaptar las tramas a los nuevos tiempos, lo cierto es que el proceso de creación todavía es muy lento y costoso.

El portal The Verge entrevistó a miembros del equipo de la serie y recogió las distintas fases por las que pasa un capítulo antes de ser emitido. Y es que, aunque un episodio de 'Los Simpson' sólo dura unos 25 minutos, su elaboración puede tardar muchos meses.

'Los Simpson', paso a paso

El proceso creativo siempre empieza en una casa o en una sala de reuniones. Cada guionista debe llevar preparada una trama muy corta de la familia Simpson, y luego ha de explicarla en público. El equipo ríe, toma nota, y posteriormente, los productores ejecutivos James L.Brooks y Al Jean se llevan las ideas y les dan un par de vueltas. El equipo explica que este proceso es más bien colaborativo y no una competición de guionistas. De hecho, la filosofía de las últimas temporadas de 'Los Simpson' es que, cuantas más manos, mejor.

Pero una cosa es la idea, y la otra el capítulo. La persona encargada de escribirlo tarda unas dos semanas en realizar el primer esbozo, y posteriormente tiene de cuatro a seis semanas para volver a redactar y pulir los detalles. Al Jean y el resto de productores ejecutivos reescriben también las historias, ya que consideran que los episodios son maleables, cambiantes, y están sujetos al escrutinio constante.
Parte del equipo de guionistas de 'Los Simpson' en 1992.

Durante la producción de los capítulos, el equipo se reúne los jueves para leer las historias, pero es "muy difícil" que coincidan todos los miembros en una misma mesa, explica Al Jean. Además, el productor ejecutivo cuenta que la lectura de los capítulos es una de sus experiencias más "desagradables", aunque haya estado en centenares. Según su opinión, la situación es incómoda porque, muchas veces, las tramas no se juzgan sólo por su valor creativo, sino que también pueden verse influidas por factores externos.

Después de estas lecturas, el equipo de dobladores se reúne los lunes para grabar las voces de los personajes en un estudio de Los Angeles. Los actores y actrices, por eso, lo hacen por separado; un método bastante común en los doblajes.

Convertir la idea en dibujo

Para transformar las letras en dibujos animados, se ofrecen los capítulos a ciertos directores. Si aceptan, deberán encargarse de los audios, de los diseños, las animaciones, las acciones, y de todo el aspecto visual del episodio. La fase de animación empieza entre Febrero y Abril con el diseño de "storyboards" o guiones gráficos, y finaliza en un estudio surcoreano llamado Akom. Una de las curiosidades de 'Los Simpson' es que fue de las primeras series en externalizar esta fase final de animación.

Según Luis Escobar, uno de los veteranos en cuanto a "storyboards", su trabajo es el de pensar, planear y diseñar el capítulo. "Es un esquema del episodio", explica. Durante las primeras temporadas, los guiones gráficos se realizaba enteramente en papel, pero actualmente, el equipo ya trabaja en formato digital, concretamente en una plataforma donde todos pueden ver y editar los archivos, y donde también se encuentran las grabaciones de las voces de los personajes.
Ejemplo de "storyboard" de un capítulo de 'Los Simpson'.

Revisiones y más revisiones

Al igual que la fase del guión, esta parte de la elaboración también es larga, y consiste en varias idas y venidas entre los estudios y Fox, así como también numerosas y continuas revisiones. Las personas que supervisan esta fase tienen dos semanas para revisar o directamente crear nuevas escenas.

Otro de sus tareas es conseguir que los cambios que realicen tengan sentido y coherencia con el resto de la historia. El mismo Luis Escobar plantea un ejemplo concreto de una situación de alarma para los supervisores, cuando se dan casos de escenas que no encajan: "¡Oh no! ¡Homer tiene que estar en el otro lado de la habitación al final de la secuencia, pero ya no tiene esa línea que le hacía caminar hacia allí! ¿Cómo diablos se supone que deberá llegar al otro lado?". El guionista gráfico propone una solución eficaz y muy utilizada: pasar a un plano de Bart o Marge donde no esté Homer, y que en el siguiente él ya aparezca en el otro lado de la sala. "Él se acerca allí mientras estaba fuera de pantalla. Problema resuelto", explica.

La fase del diseño de animación de 'Los Simpson' es una de las partes más anticuadas de su elaboración. De hecho, la mayoría de ficciones animadas no lo hacen. Cada animador utiliza un lápiz para dar vida a 15 escenas del capítulo, convirtiendo las acciones de los personajes en movimientos concretos y detallados. El animador es, en realidad, el intérprete y el cámara de 'Los Simpson'. Cuando Homer bebe una cerveza o Lisa toca el saxo, el animador define y precisa cómo se verán estas acciones. Por su alto nivel de precisión y complejidad, la animación es la fase más larga del proceso de elaboración, y por eso puede tardar entre 1 mes o 1 mes y medio.
Ejemplo del trabajo que se hace en la fase de "temporización" de 'Los Simpson'.

A continuación, tiene lugar la fase de "temporización", en la cual se encajan las escenas, los fotogramas, los sonidos y las unidades de tiempo del capítulo. Las personas que trabajan en esta fase escriben fonéticamente el diálogo y las formas de la boca para hacer cuadrar los diálogos. Por ejemplo, si Homer dijera su propio nombre, los "temporizadores" lo escribirían como algo así: "Hhh-ooh-ohm-me-er-Si-im-ps-suh-HNN", con cada sonido correspondiendo con sus números de fotogramas asignados.

Como en cada fase de producción de 'Los Simpson', también hay una serie de supervisores que se encargan de revisar los errores. "Si encuentran una incoherencia, lo devuelven al director del episodio y lo resuelven", dice el guionista gráfico Luis Escobar. Una vez cada parte del episodio está comprobada, se envía al estudio Akom de Corea del Sur para la parte final de la fase de animación. Esta empresa ha ayudado a animar a los personajes de 'Los Simpson' desde hace casi 25 años.

Los últimos detalles

Finalmente, Akom envía una versión completa y llena de color al estudio de 'Los Simpson' en Los Angeles, donde se edita y se muestra a los accionistas de la serie, quienes una vez más, proponen modificaciones y cambios. Durante esta fase, y con la fecha de emisión a la vuelta de la esquina, también se añaden las bromas sobre actualidad que tanto caracterizan a 'Los Simpson'.

Finalmente, un editor trabaja con el productor ejecutivo Al Jean para incorporar las nuevas tomas y añadir la música. Una vez finalizado este paso, el episodio se envía a Fox y, si todo va bien, se emitirá en el prime time de los domingos.
El universo de personajes de 'Los Simpson'.

La reacción más normal ante todo este largo y dificultoso proceso es pensar: "¿Y cómo es posible que puedan salir episodios cada semana?". La respuesta es que los capítulos se hacen simultáneamente, no uno por uno; haciendo que todas las fases se superpongan constantemente y que los trabajadores tengan varios frentes abiertos por resolver en poco tiempo.

Hace unas semanas, el productor ejecutivo de la serie Al Jean planteaba que 'Los Simpson' podría terminar en la 30 temporada. Viendo el trabajo que conlleva un solo capítulo, es comprensible que el equipo necesite, como mínimo, un retiro para descansar.

2 comentarios:

Top 5 noticias mensual