10 jul. 2015

Para poder comer y escribir Rocky, Stallone vendió su perro por 25 dólares, luego lo recuperó por 15mil

Stallone terminó pagando 15 mil dólares al sujeto para recuperar a su mascota y además le ofreció un papel en su película 'Rocky' de 1976. (United Artists)

A sus 69 años Sylvester Stallone es hoy uno de los actores mejor pagados de Hollywood, que en lo que va de este año se ha embolsado la friolera 75 millones de dólares. Pero hace cuatro décadas, cuando rozaba las 30 primaveras, se encontraba hundido en la pobreza, al grado que para poder comer tuvo que vender a su entrañable mascota, un perro bullmastiff llamado Butkus, en tan sólo 25 dólares. 

Anteriormente ya había robado las joyas de su mujer, que posteriormente lo dejó, ya había pasado durmiendo tres semanas en la estación de autobuses de Port Authority de su natal Nueva York, en compañía de su fiel can, pero la desesperación lo obligó a ofrecerlo al mejor postor afuera de una licorería.

Ese sería, según relató alguna vez el fortachón actor, el momento más triste de su vida, al irse llorando sintiéndose un fracasado hundido en la soledad y con apenas un puñado de dólares para sobrevivir.

Aquel dolor forjaría el temple de acero de su futuro alter ego Rocky Balboa, pues unos días después de aquel 1975, viendo por televisión una pelea de box entre Muhammad Ali y Chuck Wepner, un desconocido que puso en apuros e incluso derribó al campeón del mundo, a Stallone se le ocurrió la historia que cambiaría diametralmente su vida. Así que comenzó a escribir, durante más de 20 horas seguidas sin dormir, el guión de una película que mucho tenía que ver con su biografía.
Trató de vender su guión en varias agencias, pero fue rechazado incontables veces, soportando humillaciones tales como: "es un guión predecible", "es estúpido", y "carece de gracia". Todo lo negativo que le dijeron, lo anotó y lo leyó la noche que ganó una estatuilla Oscar a la Mejor Película en 1977.

Finalmente la productora United Artists que leyó su screenplay se entusiasmó, tanto que le ofrecieron 125 mil billetes verdes por el mismo. Stallone veía que su sueño se empezaba a hacer realidad, hasta que les dijo: "Ah, una cosa más... Yo voy a ser el actor principal". De inmediato lo rechazaron bajo el argumento de que necesitaban un actor de verdad y no lo bajaron de un "estúpido que no podía ni hablar", hasta que finalmente y tras varias negociaciones, accedieron a dejarlo a actuar, pero condicionado a sólo recibir 35 mil dólares.
Lo primero que Stallone hizo con el dinero fue regresar a la tienda de licores donde había vendido a su perro. Aguardó varios días hasta que apareció el hombre al que se lo había vendido.

"No", le dijo, "es mi perro ahora y no se vende". Stallone, otra vez desesperado en el mismo lugar, pero ahora con dinero en la bolsa, le hizo una "propuesta que no podía recharzar": 15 mil dólares y un papel en la película Rocky de 1976, donde obviamente también tuvo un papel Butkus como el regalo que le hace Adrian (Talia Shire) a Balboa después de empezar a salir con ella.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual