30 ene. 2015

Cómo no escribir un logline

Escribir un guión es un desafío. Escribir un guión que gane la atención de los principales agentes y productores es una tarea monumental. Lleva años de práctica, estudio del oficio y fe en uno mismo. Desgraciadamente una vez que ya has escrito un guión que vale la pena ser producido, queda todavía un obstáculo en tu camino: el logline.

El logline es una forma artística en sí misma. Es un poema en una sola oración, una oda a tu guión y al film en el que se convertirá. Debe ser conciso y a la vez meticuloso, imaginativo y simple, comercial y único. Así que ¿cuál es el truco? ¿Cuál es la fórmula para escribir un logline que exprese de forma exacta y emocionante la esencia de tu guión?

Lamentablemente, no hay ninguna. Fíjate en los siguientes ejemplos de loglines para entender por qué.

Grandes loglines, ninguna fórmula.

Catalina la Grande por Kristina Lauren Anderson fue el guión mejor posicionado este año en Black List. El logline dice:

“Sophia Augusta toma el control de su vida, su matrimonio y su reino, convirtiéndose en la más admirada y querida monarca de Rusia: Catalina la Grande”.

Esta formulación rompe algunas de las típicas reglas de los loglines. Tiene una extensión apropiada y va al punto, pero no nos da realmente la idea de qué es lo que va a encontrarse Sophia en su camino. El conflicto está apenas sugerido en el subtexto de este logline, lo que usualmente resulta una mala idea. De cualquier manera, ya que este guión es sobre una figura histórica de la que todos probablemente hemos oído hablar (aún cuando no conozcamos plenamente los detalles de su vida) Kristina puede salirse con la suya y ser un poco vaga sobre el tema, ya que cualquiera que leyera este logline debería tener un conocimiento básico de los obstáculos que Sophia pudo haber enfrentado.

El siguiente guión mejor posicionado, Rockingham de Adam Morrison, rompe las reglas de la misma manera:

“Una mirada al interior de la locura que desató el juicio de OJ Simpson, a través de los ojos de Mike Gilbert, agente de Simpson, y del Detective del Departamento de Policía de Los Angeles, Mark Fuhrman.”


Si nunca has oído hablar de OJ Simpson, este resulta un logline terriblemente vago, pero OJ es lo suficientemente conocido como para que no te hagan falta más explicaciones.

El siguiente guión en la lista, The Swimsuit Issue de Randall Green, no está basado en una historia real, así que requiere una mejor explicación:

“Un estudiante de secundaria muy nerd, que quiere convertirse en un fotógrafo amateur, quiere sacar un número con chicas en traje de baño -valiéndose de sus compañeras- con la esperanza de juntar el suficiente dinero como para ir a su campamento de verano”.

Este logline es un poco más largo, pero todavía es una oración sencilla muy fácil de seguir. Incluye al protagonista, el objetivo y la acción principal. El conflicto no está especificado, pero el lector puede intuir rápidamente que este chico va a recibir algunos golpes desde distintos lados: de sus padres, sus compañeros, la escuela, incluso de algún grupo defensor de la moral.

Como te debes de haber dado cuenta, no hay un único grupo de reglas sobre cómo escribir un logline. El mejor logline para tu guión dependerá del género, del tema que elijas y de tu estilo personal. Dicho esto, existen algunas reglas sobre cómo no escribir un logline.


Cómo no escribir un Logline:

No pases por alto el protagonista, el conflicto o los desafíos.

Idealmente podrías incluir al villano (si tienen uno) y dónde tiene lugar la historia. Pero estos tres elementos son los más importantes de tu guión. Necesitamos saber del lado de quién estamos, cómo van a conseguir lo que quieren, y qué es lo que se interpone en sus caminos. No nos digas el nombre de sus protagonistas a menos que sea alguien real, como OJ. En lugar de esto, danos la idea de quiénes son ellos. “Un hombre” es una mala descripción. “Un cinéfilo egoísta” nos pinta un panorama mucho más claro.



Ahora debes estar mirando el logline de Rockingham y preguntándote qué desafíos hay en ese guión. Adam Morrison no despliega los desafíos explícitamente, y deja los desafíos en el subtexto. Sus dos personajes principales son el agente de OJ y el detective. Un personaje, podemos asumir, quiere salvar a OJ; el otro lo quiere ver encerrado. Estos dos personajes estarán en conflicto directo a lo largo de todo el guión, buscando resultados opuestos. Los desafíos están incluidos dentro del juicio mismo.

No te valgas de clichés.


Un cliché en un logline es una bandera roja que indica a todo lector potencial de tu guión que aún no estás preparado. Los clichés son trampas. Son una manera de dar vuelta las cosas en lugar de decir lo que realmente quieres decir. En un logline los clichés son una manera de mantenerlos cortos y yendo al punto. Pero lo que en realidad estás haciendo es convertir tu logline en vago e insustancial.

Digamos, por ejemplo, que tu protagonista es una chica que tiene “un ansia de venganza” contra su jefe. ¿Va tu personaje a tener una dura charla con su jefe, o tratará de matarlo? Cuando usas un cliché banal, terminas dejando fuera los detalles importantes que son los que hacen tu historia única. Cada vez que uses frases que pueden ser clichés reconocibles, fíjate qué es lo que el cliché está reemplazando y coloca una verdadera descripción en su lugar.

Ten en cuenta que los loglines tienen su propio surtido de clichés que en lo posible deben de ser evitados. Por ejemplo, empezar un logline con la palabra “Cuando” resulta un poco desgastado. A veces puede ser inevitable usarla, pero busca maneras de ser original con la elección de tus palabras y con la construcción de tus oraciones siempre que sea posible.

No cometas errores gramaticales o tipográficos:


No importa qué tan bueno pueda ser tu logline si hay un error tipográfico en él. Si no puedes escribir una oración sin cometer un error, no va a haber un agente que le vaya a dar una oportunidad a tu guión.

Por supuesto, si estás poniendo el tiempo y el esfuerzo que tu logline merece, es muy probable que no vayas a tener errores ortográficos. El problema más común es una puntuación pobre o completamente incorrecta. Por favor, por el amor de todo lo que es bueno y correcto, no incluyas puntos suspensivos en tu logline. Tú crees que estás construyendo suspenso antes de las palabras finales, pero no es eso lo que estás consiguiendo. Tan sólo se ve poco profesional y extraño (Créeme, ya lo he intentado, y cualquiera que te diga que no lo ha hecho, miente)

Comas. 
Las comas tienen reglas y esas reglas tienen que ser seguidas. Sí, hay ciertas situaciones donde la posición de una coma es una cuestión de juicio. Pero, muy seguido, las comas son puestas erráticamente en los loglines sin una lógica aparente. Si eres un poco rarito con las reglas de las comas, guiones, dos puntos, y puntos y comas, refresca tu conocimiento con un libro de gramática. Los Elementos de Estilo de Strunk y White es la referencia de oro.

Escribe, reescribe, busca opiniones.

Una vez que crees que tienes un logline digno de ser enviado, hay una regla más que necesitas seguir: no envíes tu logline a nadie en la industria sin que antes sea leído por alguien en quien tú confías. Lo ideal sería que muchas personas lo leyeran. Y ya lo máximo sería que tuvieras a alguien que te pudiera dar una opinión profesional y confidencial lo leyera.

UN NOTA DE www.scriptmag.com traducida por Gustavo Palacios para El Inquilono Guionista

2 comentarios:

  1. A la hora de redactar un logline en castellano no te hagas líos leyendo elementos de estilo de la lengua inglesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las "normas" para escribir una logline (o una linea de penamiento, como se llamaba antes del anglicismo), si es que existen existen dichas "normas", son las mismas para una lengua que otra. Saludos.

      Eliminar

Top 5 noticias mensual