17 dic. 2014

Sale a la luz el guión de la película que los hermanos Ríos no pudieron hacer

Verónica Galán
La película que nunca hicimos. Así titulan Teodoro y Santiago Ríos al guión de Isleños, largometraje que no pudieron hacer, y que por fin ve al luz. El libreto sale a la venta entre hoy y mañana e incluye su trilogía de Guarapo (1988), Mambí (1988) y El Vuelo del Guirre (2007), cuyos packs ya se encontraban agotados. Tras 24 años de lucha y viendo la imposibilidad de llevar a cabo esta epopeya histórica que habla de la fundación de San Antonio de Texas llevada a cabo por familias canarias en el siglo XVIII, los hermanos, ya jubilados, han decidido hacerla pública. El pack, que puede convertirse en el perfecto regalo de Navidad, cuesta 39,95 euros.

La presentación de la publicación será mañana en el Espacio Cultural CajaCanarias a las 19:00 horas. El viernes, será la librería Lemus de la Trinidad quien acoja a la misma hora a los realizadores. El sábado en el Instituto de Estudios Hispánicos y dentro del programa Identidad, va a proyectar Guarapo, dar una conferencia y hablar del libro. El día 22 pisarán a las 21:00 horas el Real Club Náutico de Santa Cruz con el guión bajo el brazo. Al día siguiente viajan a Las Palmas de Gran Canaria para mostrarlo en la bibliotecas pública a las 19:00 horas.

"El que vea la trilogía y lea el guión de Isleños, se dará cuenta de que está muy en nuestra línea estilística y unidad cinematográfica y que continúa con nuestro compromiso", analiza Teodoro Ríos. El objetivo de estos hermanos siempre ha sido "hablar de nuestra cultura entreteniendo a través del cine", como asegura Santiago. "Ojalá, si no nosotros, alguien haga la película para que Canarias conozca esta parte tan importante de nuestra historia", sentencia.

La idea de Isleños surgió durante la preparación del rodaje de Guarapo, en 1987, cuando viajaron a San Antonio de Texas gracias a un hermanamiento de la actual ciudad con Tenerife. Cuando llegaron allí y profundizaron en la historia, lo tuvieron claro y se pusieron manos a la obra con el guión de la que sería su segunda película, pero que finalmente acabó siendo Mambí, puesto que Isleños precisaba de un presupuesto siete veces mayor que Guarapo. A lo largo de los años estos hermanos y directores de cine consiguieron algunas ayudas, públicas y privadas, pero ninguna de ellas en el mismo periodo de tiempo, por lo que nunca consiguieron tener el dinero necesario.

Emigración sin retorno
Los realizadores explican que en 1730 un grupo de 15 familias canarias, en su mayoría de Lanzarote, partieron como colonos desde Tenerife al Virreinato de Nueva España por petición del Marqués de San Miguel de Aguayo, gobernador y capitán general de las provincias del norte del territorio, para su fortalecimiento. Este tributo de sangre obligaba a las embarcaciones canarias autorizadas a comercializar a llevar cinco familias de cinco individuos por cada 100 toneladas, a las cuales se les concedía el privilegio de no pagar alcabalas en diez años. Fue un viaje de no retorno en el que pasaron nueve meses de peligros, como el ataque de los indios.
CON INFO DE www.laopinion.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual