19 dic. 2014

Las otras bofetadas televisivas del creador de Black Mirror

Un solo guionista puede revolucionar toda una industria. La televisión es, como el cine, un gran trabajo en equipo, pero hay ideas, formatos, e incluso series en particular, que cambian la forma de narrar y de relacionarse con el público. En EEUU, David Simon inauguró con The Wire y ficciones posteriores un relato social y de denuncia que ha influido en casi todo el género policiaco de los últimos diez años, y Shonda Rhimes, que ha dado con la fórmula narrativa de la Coca Cola en Anatomía de Grey y Scandal, es la más aclamada cuando hablamos de conquistar a la audiencia. En el arriesgado y excelente Reino Unido destaca Charlie Brooker, sin el que sería imposible entender el humor, la ironía, la reflexión y la filosofía de la pequeña pantalla británica actual.

Periodista, escritor, cómico, crítico, guionista, presentador… Charlie Brooker, padre de la aplaudida Black Mirror, es un improbable Leonardo Da Vinci de la televisión que comprende a la perfección las más perversas dinámicas contemporáneas de los medios de información, la tecnología y su contacto con nosotros: la incomunicación, la frivolidad, la deshumanización. El británico vuelve esta semana a la actualidad con el especial navideño de Black Mirror, con Jon Hamm (Mad Men), Natalia Tena y Oona Chaplin (Juego de Tronos) en un capítulo provocador y sorprendente de su ficción más memorable, obra maestra de una trayectoria larga y prácticamente desconocida. ¿Os gustan las propuestas del creador? Hoy hablamos de otras cuatro series para descubrir a Charlie Brooker.
A Touch of Cloth (Sky1, 2012-2014)
Con un tono totalmente diferente pero un planteamiento que demuestra otra vez su dominio de los géneros en televisión, Charlie Brooker ha escrito desde 2012 a 2014 las tres temporadas de A Touch of Cloth. Compuesta por un máximo de tres capítulos de sesenta minutos para cada entrega, la serie es unaparodia de los procedimentales policiacos a lo CSI que tanto triunfan en EEUU: Jack Cloth (John Hannah, La momia) es un agente de policía traumatizado por el asesinato de su mujer que se enfrenta a los crímenes más disparatados. De sus situaciones incómodas a sus enredos dialécticos, A Touch of Cloth es una mirada tronchante sobre estos formatos, pero también una crítica a su redundancia y su simpleza.

Dead Set: Muerte en directo (E4 - Cuatro, 2008)

La miniserie que estrenó la cadena británica E4, y Cuatro en España, en 2008 es quizá la serie más conocida de Charlie Brooker después de Black Mirror, aunque muchos no sabrán siquiera que es suya. Dead Set rescató la fórmula zombi para la pequeña pantalla antes de la llegada de The Walking Dead y reformuló con ella una sátira sobre los programas de televisión, en concreto Gran Hermano. ¿Y si los únicos supervivientes de una apocalíptica enfermedad fueran los concursantes del reality show? La ficción, una alternativa divertida para pasarlas putas en cinco episodios, narra la lucha de los participantes por la supervivencia, incide con mucho humor negro en el atontamiento de la caja cuando es boba y se ensaña con los despiadados productores de estos espacios.
Screenwipe y Newswipe (BBC, 2006-2014)
Las series de ficción de Charlie Brooker son sus éxitos más mainstream, pero donde el guionista da rienda suelta a su faceta personal más bad-ass y sin condiciones es en los shows de actualidad. BBC produce desde 2006 varios programas, escritos y presentados por él e inspirados en sus críticas en Screen Burns, la columna de la que se hace cargo (recordad que además es periodista y crítico) en el periódico británico The Guardian. Como si fuera una especie de El Intermedio y él El Gran Wyoming de la cultura popular, Brooker condujo primeroScreenwipe, que satiriza series y programas de televisión, y más tarde Newswipe y Gameswipe, con noticias diarias y videojuegos en el punto de mira. La cadena recupera la receta Wipe de forma eventual gracias a la reputación de Brooker.
Nathan Barley (Channel 4, 2005)

De sus tanteos iniciales en la industria, de sus primeros trabajos en parodias del día a día y formatos de sketches cómicos nació en 2005, para Channel 4, la serie debut del productor, en la que se perciben algunas inquietudes que vemos hoy en su gran Black Mirror. ¿Cómo influyen los medios y la tecnología en la sociedad? ¿Han eliminado las máquinas el pulso auténtico del contacto humano? Nathan Barley es una sitcom de solo seis episodios, protagonizada por un joven programador que además es guionista, director de cine y DJ, y narrada con mucha intuición a golpe de webcams, bluetooths y otros dispositivos cool pero idiotizantes de la época. La ficción pone en evidencia a la generación trendy y snob nacida de la cultura de la información. Otra bofetada certera, la primera, de Charlie Brooker.
CON INFO DE www.gonzoo.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual