23 dic. 2014

Guionista "Chascas" Valenzuela critica el final de "Los 80"

Todos felices repasando los buenos momentos de 7 temporadas a lo largo de una década histórica. Así terminaron los Herrera sus idas y venidas, unas más luminosas que otras en el último capítulo de "Los 80".

Desde la vena emotiva y la nostalgia, la gran mayoría aplaudió el resultado final, pero otros quedaron con gusto a poco. Recordando el sino de las producciones dramáticas chilenas que se resuelven en los últimos minutos de juego y esperando, quizás, que algo de vida real se asomara después de tanto sufrimiento con la serie.

Imagen foto_00000008Para el guionista José Ignacio Valenzuela, la chasca detrás de las exitosas teleseries "Dama y obrero" o "La familia de al lado", el desenlace de la serie de los Herrera fue coherente con una tragedia realista. "Siempre privilegió la familia como eje dramático y fue fiel a esa premisa hasta el último capítulo. Fue un final totalmente acorde al tono y su temática Además, el hecho de habernos permitido ver a los Herrera en la actualidad, con los dos padres viejos y rodeados por su familia, fue un gesto emocionante", cree.

Completamente identificado con la producción televisiva, reconoce que tuvo el mismo bolso que el pequeño Félix cuando iba al colegio y su misma edad durante el período que recorrió el show estelar del 13 y que también fueron hechos clave de su biografía personal como la dictadura, el terremoto, el mundial de fútbol o las protestas. "Creo que el trabajo de investigación que se hizo para escribir los guiones fue magnífico y muy representativo", expresa el autor de "El Filo de Tu Piel", una controversial novela que es éxito de venta en México, Estados Unidos, Puerto Rico y República Dominicana y versa sobre un joven escritor de telenovelas y su vertiginoso romance con un puertorriqueño.

El académico y crítico de TV Luis Breull también valora el optimismo del cierre de "Los 80". Un final que cerró por completo y que no dejó cabos sueltos, para él, pero que adolece de esa falta de desarrollo en un final algo apretado. "Estuvo bien resuelto por el equipo de guionistas que nos permitió visualizarl a historia de una familia que vivió quiebres y donde cada personaje tuvo su momento de intensidad y protagonismo que se reencontraron en este final feliz. Creo que en una buena parte se invisibilizó al resto de los hermanos, por ejemplo. En ese sentido fue una temporada con poco equilibrio en la presencia de los personajes", explica.
Imagen foto_00000009Sin embargo, le pone una buen anota a la serie en su remate familiar, con los Herrera en torno a la misma mesa, marcados por el tiempo y la vivencia, pero a salvo. "Al cabo de presenciar el último capítulo uno se da cuenta de que guardaba esa expectación de verlos en el hoy, entender por la forma en que se ven qué había sido de sus vidas e ilustrarlo a través de su apariencia física que era coherente con sus historias", agrega Breull que también consideró que los saltos temporales tipo Lost, que mostraban a los personajes en el pasado y la actualidad, fueron un buen aporte.

METÁFORA Y POLÍTICA

En particular para tratar el caso de cómo Félix sufría las consecuencias de un error de negligente juventud y su resolución, en la que muchos vieron una metáfora política de la reconciliación nacional. "Tengo que reconocer que la trama de Félix pidiendo perdón al familiar de la víctima que él mató, lo vi como un gesto absolutamente político. La sensación de que lo único que puede permitir justicia y paz es el perdón, cosa que es un tema tan presente (y evitado) en Chile. Para mí, y esta es una opinión muy personal, los mejores momentos de Los 80, y los más inolvidables, son los que están ligados a la políticia nacional. Son los que hacen una lectura emocional de la política, la injusticia, el horror y la alegría que se vivió de manera tan intensa en aquellos años", dice Valenzuela.

Por su parte Luis Breull no lo asocia directamente con un acto político, al menos no como un mensaje directo. "Se puede interpretar, pero puede haber otra lectura. No es que el personaje se haga cargo y pida perdón, pero sí hay una redención sobre lo que él mismo ha hecho de su vida y en lo que se ha convertido. En ese sentido es importante el cable a tierra que le pone Sybilla de regreso. Por ahí va ese asumir cuentas pendientes y la vida que uno ha construido", opina.

Acerca del futuro de una televisión de calidad y un poder de convocatoria semejante al que generó "Los 80", Breull se lo toma con calma y recuerda que el equipo detrás de la serie, dueño de su oficio y el talento actoral, fueron una feliz conjunción que no es parte orgánica de su casa televisiva y que incluso siempre dependió de los fondos del Consejo Nacional de TV para su realización.

"Lo interesante es la forma en que logró poner el foco en una ficción que generó identidad y trascender con esa estructura las 7 temporadas", dice. Logrando un impacto semejante a la profundidad y empatía de interesantes productos de nivel mundial como "Breaking bad" o completando el espectro de otras series más áridas y de lenguaje difícil como "Ecos del desierto" o "Los archivos del Cardenal" a nivel local.

"Un producto que remite a una identidad es un efecto logrado esencialmente a través de la ficción de buen estándar, no lo logran los programas de entretención masiva o los formatos que se adaptan o chilenizan, no corre por ahí la cosa", asevera el profesor.
CON INFO DE www.lanacion.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual