7 dic. 2014

Farsa y timo gringocolombiano, en el concurso de guión The Madremonte Project


Una convocatoria es una búsqueda de talento, tan simple como eso. Por regla general, se solicitan personas o ideas para seleccionar lo mejor. Muchos guionistas (482 para ser exactos) de 18 países diferentes, enviamos propuestas de guión para películas independientes de terror, thriller o suspenso de bajo presupuesto, confiando en que era un concurso serio... ¡Pero qué equivocados estábamos!

Las productoras organizadoras del timo The Madremonte Project, A-64 Films (de Colombia) y Green Dog Films (de Estados Unidos), nos quisieron vender humo a los guionistas que, independientemente del dinero del premio, lo que soñábamos era hacer realidad un sueño de que una historia, un guión nuestro llegara a la pantalla grande.

Esta crónica de una farsa anunciada comenzó con un descarado incumplimiento y una absoluta falta de comunicación de las fechas que A-64 Films y Green Dog Films habían determinado para dar su veredicto. Octubre de 2013. Ni en su web oficial ni en su página de Facebook tenían la gentileza de actualizar el estatus de la “convocatoria”, a pesar de las solicitudes de muchos participantes. Finalmente, su excusa fue que habían llegado muchas más propuestas de las que esperaban y no habían alcanzado a leerlas todas (primera mentira fríamente calculada).

El anzuelo estaba ahí, esperando a que picaran los guionistas ingenuos.

Cuatro meses después, nos llegó un correo de Laboratorios Black Velvet (la agencia de comunicación de The Madremonte Project) a los 20 pre-seleccionados... Es casi seguro que a los 462 guionistas restantes, los ignoraron por completo y desecharon como se hace con un pañal usado y nunca supieron qué sucedió con sus ideas. La ignorancia es bendición, dicen por ahí. Por lo menos, los “eliminados” nunca se dieron cuenta que habían ido al matadero como el resto de nosotros.


Al parecer, A-64 Films y Green Dog Films son obtusos para las matemáticas de primaria básica. Si en el mostrador tienen 482 naranjas y seleccionan 20 para meter en el carrito de mercado, es obvio y lógico que de esas 20 van a usar 5 para hacer el jugo.Pero la resta no da porque tenían una segunda mentira.

Se suponía que en mayo de 2014 iban a anunciar a los 5 ganadores, pero sólo hasta noviembre lo hicieron por otro correo interno. El resultado nunca fue de conocimiento público en su página web ni en la de Facebook, en cambio en dicho correo, anunciaban sacando pecho y con bombos y platillos sus 5 proyectos “ganadores” e incluso ya habían tenido el descaro de ufanarse anunciándolos en el American Film Market.

Al leer el infame comunicado, uno se da cuenta que tan sólo “The Awakening” (El Despertar) de Marcos de Miguel, estaba entre el “selecto” grupo de 20. De la nada, aparecieron milagrosamente como una mancha de humedad en una pared donde todos ven a la Virgen, otros 4 ganadores rimbombantes: “The Horror” de Chris Gerolmo, “The Rage” de Anthony Bowman, “The Unseen” de Timothy LinhBui y “El Duende” de Jorge Navas.
¿Pero de dónde salieron estos 4 velociráptors que nos ganaron la carrera a todos los otros 17? Citemos a Diego Ramírez uno de los dueños de 64A Films en uno de los correos que no fueron públicos: Hicimos un trabajo inicial en donde escogimos 48 proyectos y hoy presentamos la preselección final de 20 de donde escogeremos los 5 de MadreMonte.".

Haciendo una búsqueda rápida en Google y en la imdb, se da uno cuenta que los 5 ganadores son guionistas que tienen trayectoria en Estados Unidos y España, por lo que se podría deducir que en algún momento de la vida como algún festival, por ejemplo, se debieron conocer o relacionar. Nadie lo puede asegurar, pero no es imposible. En el caso de Colombia, todo el mundo sabe que Jorge Navas (un director muy bueno y respetado) es amigo cercano de Diego Ramírez. Entonces, los otros guionistas también pueden ser amigos de Jason Gurvitz, dueño de Green Dog Films o de la productora Debora del Prete. Blanco es y gallina lo pone.

¿Pero para qué, querría A64 Films y Green Dog Films montar semejante timo? Es muy sencillo: para darse vitrina internacional, para generar ruido en las redes sociales y para correr el voz a voz en los medios y así mostrarsus productoras. Pero sobretodo para beneficiarse en Colombia de la Ley del Cine (Ley de Fomento a la Industria Cinematográfica) que contempla que un productor nacional o internacional que ruede en Colombia recibirá una contraprestación del 40 % de los gastos realizados por concepto de servicios cinematográficos, y del 20 % de los gastos por alojamiento, alimentación y transporte.

¡Negocio redondo! Me doy a conocer en el panorama cinematográfico mundial y me ahorro mucha plata al filmar 5 películas.

Cuando se abrió la convocatoria, nunca se especificó que debían ser guionistas profesionales o con guiones producidos. Pero el señor Jason Gurvitz ahora dice lo contrario: "Estamos creando una estructura que es económicamente atractiva, eligiendo películas de terror de escritores y directores de diferentes países, que cuentan con un reconocimiento artístico"…

Si esas eran las condiciones en que se quieren escudar, deberían haberlo dicho desde un principio, no cuando sonríen ante las cámaras de los periodistas. Algunos guionistas tenemos ese reconocimiento artístico, pero la mayoría de los que participaron en The Madremonte Project, no. ¿Por qué? Porque en el arte de escribir, se aprende con la práctica y se debe tener paciencia porque a la hora de producir películas, prevalece “la rosca”, como se dice en Colombia o para que entiendan en otros países: el nepotismo.

En Colombia estamos acostumbrados a que los políticos se roben los dineros públicos; los contratistas, los dineros de las obras y nadie dice nada. Pero de vez en cuando hay que alzar la mano y protestar. Todo esto no lo digo porque haya perdido, ni por resentimiento. No siempre se gana, yo sé perder, pero prefiero perder legalmente. Si los 5 ganadores hubieran salido de los 20 pre-seleccionados como debía ser, la convocatoria habría sido transparente. Pero no, y 64ª Films y Green Dog Films lo saben y por eso se quedan callados o insultan vía Twitter como lo hizo el señor Jason Gurvitz, quien me “recomendó” pasar menos tiempo quejándome y que mejor tomara cursos de escritura de guión o que consiguiera alguien que escribiera por mí, porque los guiones eran muy malos.

Sí, nos vieron la cara de payasos, nos pusieron una convocatoria de nariz y organizaron su show mediático. Los guionistas que participamos no podemos hacer nada, porque ya tienen sus 5 “ganadores”... Pero queda una pregunta en el aire: A la falta de toda ética, ¿será que plagiaron ideas de todos para hacer sus películas? Ojalá que no, porque los derechos de autor no son blindados. Los guionistas, los creadores de historias, estamos desprotegidos y vulnerables a que cualquier productor nos use. Lo peor este amargo episodio es que no hay ningún ente que supervise estas convocatorias. Es como comprar una boleta de esas “rifas” de carros que sortean en la calle: al otro día, obviamente el carro ni el que recibió nuestro dinero van a estar ahí.


Nadie más se ha quejado porque repito, el veredicto no fue de conocimiento público en la página web y no conocen la farsa que fue The Madremonte Project. Sin embargo, debo exponer mi inconformidad, no sólo por mí si no por los otros 477 colegas que fueron estafadosen esa “convocatoria” como yo. Adjunto las pruebas para que las conozcan, prefiero no dar mi nombre porque como han de saber, este medio es una rosca y las pocas puertas que hay se me pueden cerrar. Así se maneja este negocio: silenciando a quién no está de acuerdo con las infamias ni hace parte de los chanchullos.

2 comentarios:

  1. Amigo mío, no sé quién es, y entiendo su molestia. Su crítica es muy lucida y lamentablemente así son las cosas en todo el mundo: Tal vez ahora vemos este comentario porque usted ha participado de esta farsa, que además en sus bases -como muchos otros "concursos" en Latinoamerica- le advierten al participante que la productora tiene derecho a instalar otro guionista a escribir tu historia y que además pueden modificarla, suponiendo un abuso a las leyes de propiedad intelectual de todos los países. Sería bueno que por primera vez alguien o un grupo de profesionales ahondaran en los concursos públicos de cada país latimoamericano, de aquellos organizados por los respectivos ministerios de cultura y también por organizaciones privadas. Yo escribo este comentario desde Chile, y acá el concurso de fondos públicos organizado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes es una completa farsa. Como tú dices, el Nepotismo lo cubre todo, pues los encargados de elegir a las seleccionadas son de los mismos círculos de los ganadores. Cada año se financian películas que después nadie recuerda, o muy burdas o muy crípticas y pretenciosas, pocas películas chilenas obtienen premios de relevancia y menos aún son memorables para el público. Cuando muchos proyectos obtienen altos puntajes que califican para su selección, los criterios para discriminar proyectos de similar calidad son un total misterio: si hay 10 proyectos con 100 puntos pero el concurso sólo puede financiar 5 de ellos, es necesario para los jueces buscar motivos subrepticios para descalificar a 5 de ellos y así sucesivamente hacia abajo, generando toda una estructura de calificación fundada en la mentira, y repartiendo descalificaciones profesionales nefastas para muchos participantes. Leer los informes de evaluación da un coraje tremendo. Las observaciones arbitarias, incoherentes y fuera de toda especificaión de las bases -que otorgan a los jueces las posibilidad de dirmir sobre todo aquello que "no está contemplado" en las mismas, dando muchas veces valor a detalles del curriculum que poco o nada tienen que ver con el proyecto artístico, y así, las situaciones injustas que se dan en estos concursos dan para varias páginas, el problema es que nadie fiscaliza, nadie está detrás de estas organizaciones observando, y reclamar se ha convertido en algo mal visto porque no importa tanto buscar la potestad del derecho como mantener el status quo. Gracias, y les dejo eel pie para realizar una investigación más acabada si es que existe el interés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno acabará pensando que si están tan podridos los gobiernos, cómo no van a estarlo los concursos públicos y privados... Pero no hay que desallecer, algún día, más pronto que tarde, haremos caer a este sistema corrupto que impera a sus anchas ya por desgracia en todo el mundo.. :Grrr Pinches mafias!

      Eliminar

Top 5 noticias mensual