23 nov. 2014

¿Por qué escribir una biopic es una buena inversión?

Diego Corzón Pereira
Hace ya un año que Bryan May, el guitarrista de Queen, confirmaba en su página web que la biografía fílmica del cantante Freddy Mercury comenzaría su rodaje a mediados del 2013, un rodaje de no menos de un año, cuyo desarrollo, según May, todos los miembros de la antigua banda siguen con ilusión. Será Sacha Baron Cohen el controvertido actor, protagonista de películas como Borat (2006) o Bruno (2009), el que interpretará a esta gran personalidad del pop/rock. Muchos preconizan que esta película un gran éxito en taquilla y es que cuenta con una fórmula ganadora, la del biopic.

Los biopics en general y los biopics musicales en particular siempre han tenido un gran impacto cinematográfico, poseen un campo de gravitación mediática, atrayendo a miles de espectadores, propulsando la carrera de grandes artistas, protagonizando noches de alfombra roja, creando corrientes novedosas de marketing y reavivando modas tanto estilísticas como culturales que vuelven a encontrar un hueco en el cada vez más nostálgica era contemporánea.

Los filmes autobiográficos son sinónimo de audiencia y calidad, y muchos productores directores, guionistas y actores no dudan en ponerse manos a la obra cuando se les presenta la oportunidad de trabajar en una rompedora interpretación biográfica de algún gran personaje, ya sea para bien o para mal, porque, todos lo sabemos, hay biopics controvertidos, pero incluso estos con sus matices de oscuros o como mínimo desvaídos, no solo no merman, sino que acrecientan la fama del personaje en cuestión, aún post mortem.

Pero… ¿por qué el biopic es un genero recurrente y que parece no pasar nunca de moda?, ¿por qué es motivo de tantos premios y porque han hecho aumentar el cache de tantas estrellas?, ¿por qué los productores sienten que apuestan sobre seguro cuando se trata de una película biográfica?, ¿por qué no se duda en invertir tanto en ellas?. Existen varios motivos, pero intentemos enumerar algunos, ¿os parece?

He aquí las nueve razones del éxito de los biopics:

1. Reclamo inmediato: No nos engañemos, los biopics se basan en personalidades mundialmente conocidas, todos tenemos al menos vagas referencias sobre el personaje en cuestión mucho antes de entrar en la sala, muchos habrán vivido con interés sus andanzas en vida, si es una celebridad reciente. El Biopic apela al banco de datos del colectivo humano, no es necesario, a la hora de su promoción, el esclarecer la trama a golpe de retina ni el delinear a los personajes. Sabemos de quién estamos hablando y sabemos, en mayor o menor medida, en que estuvo metido el susodicho. Los espectadores solo esperan que les adelanten la calidad de la producción, el tono de la película y un aperitivo de los detalles escabrosos o desconocidos que van a serles revelados, a ser posible, dándole una vuelta más a la tuerca de la innovación.

2. Fácil Promoción: Volvemos sobre lo mismo, los biopics tratan sobre personajes y acontecimientos de sobra conocidos para una gran mayoría de la audiencia, esto hace que el efecto promocional sea muy sencillo, solo es necesario mimar un poco los detalles. La mayoría de las personalidades políticas, históricas y, como no, mediáticas, poseen simbolismos asociados a ellas: ya sea una forma de comportarse, el apego a ciertos objetos o lugares, su forma de vestir, los ambientes que frecuentaban o están muy asociados a su trabajo o a una época determinada volviéndose icónicos de la misma.

Así tenemos a figuras como Cleopatra, Juana de Arco, Catalina la Grande, Isabel II…entre muchas otras que han sido llevadas en algún momento al mundo del celuloide, sin hablar de otras más actuales que se consideran cabeza de lanza de modas y tendencias como Elvis Presley, Marilyn Monroe, Tina Turner, o incluso entrando en lo político, se ha llegado a plasmar la vida de grandes dignatarios o activistas influyentes como Nelson Mandela, Harvey Milk, Churchill. Todos ellos son símbolos de un movimiento social, estético, artístico o se asocian a una época histórica. Estos elementos son fácilmente explotables por los expertos de marketing y promoción audiovisual, solo han de estar en consonancia con el tono de la película.

3.Inversión asegurada: Promoción efectiva y sin necesidad de ser exhaustiva o demasiado elaborada. La fama del retratado, ya sea presente o pasada, hace la mitad del trabajo, esto genera curiosidad y sus historias impactan de manera global, los productores saben que su inversión será recuperada con creces, por ello, no dudan en apoyar a estos proyectos y reclutar a verdaderas estrellas para su interpretación, las cuales, están más que dispuestas a rebajar sus exigencias, dado que saben que los biopics tienen un extraño efecto espuma al hablar del caché de un actor.

4.Grandes Producciones: No se repara en gastos, hay una buena producción, hay material, hay buenos actores, hay optimismo y confianza en el poder intrínseco del personaje al que se homenajea, se comienza el trabajo con grandes expectativas y eso influye en el discurrir de la realización, se está motivado y no hay grandes problemas de presupuesto. Por supuesto, hay mucho trabajo, se debe estar a la altura de al expectativas mínimas que se tienen lo cual hace que un biopic este obligado a ser una producción de calidad, y eso es, normalmente, lo que nos encontramos al llegar a las salas de proyección.

5. Realización e Interpretación documentada: ¿Referencias documentales, veracidad de escenas, documentos gráficos o escritos?. ¡Por supuesto que sí!, es un biopic, seguramente la celebridad de turno ha dejado huellas de su paso por este mundo, es fácil hacerse con varias versiones de los hechos más reseñables de su vida, testimonios sobre su esfera intima, pruebas que apuntan a aquella o esta actitud en tal o cual momento, sabemos cómo se vestía, cual eran sus preferencias y costumbres, como ha ido evolucionando a lo largo de su vida, como fue su carrera profesional, que intrigas familiares o románticas marcaron su evolución personal… ¡Hay material de sobra para trabajar!.

De hecho, en el caso de los actores, estos parten de una base bien cimentada, la gran mayoría de las veces conocen el carácter y la actitud, a grandes rasgos, de su personaje, seguramente habrán oído hablar de él o pueden, incluso, haber sido seguidores de su carrera, puede caber la posibilidad de que hayan leído o escuchado historias acerca del mismo, y si no, saben que, como mínimo, deben cubrir la expectativas del público, así que se documentan mucho.

Esa base prácticamente construida la pulen sin esfuerzo, lo que realmente necesitan después es aportar “el toque”, ese giro personal o esa visión innovadora que atrae el ojo del mercado actual, mostrando un veta del biografiado que hasta ahora había permanecido oculta a la vista, es como un expresionista tratando de dar protagonismo a aquellos colores que hasta entonces habían estado ignorados en un paisaje, sacándolos a escena y convirtiéndolos en el elemento central de su obra.

Así pues, los actores tienen medios y facilidades para trabajar bien su personaje y deben dedicar gran parte de su esfuerzo en encontrar ese giro que haga que su versión de esa personalidad sea diferente a la de todos aquellos que hayan podido interpretarla antes que ellos. Todo lo dicho puede aplicarse también a la ambientación y los escenarios.

Resultado: actuaciones solidas y fascinantes y una gran inmersividad en la ambientación, factores que hacen que estas películas sean merecedoras de de un galardón.

6. Guion pulido: Con el guion pasa casi lo mismo que con la interpretación, al centrarse en la vida de un gran personaje y en acontecimientos impactantes que dejaron su muesca en la cultura general, el guionista no debe preocuparse tanto en crear una trama o una historia o en crear desde cero a los personajes, más bien se deleita en el Cómo sobre el Qué, él es el encargado de decidir el tono de la película, el cómo se cuenta, en centrarse en los detalles que ornamentaran la ambientación y la interpretación de los actores que darán redondez a los personajes que la pueblan, lo más fácil ya le ha venido hecho, ahora queda lo más difícil, lo sutil. De este modo, todo ese tiempo de trabajo que conlleva la creación de tramas y personajes, se centra en dotar de personalidad al guion. Por supuesto no señalaremos que todo buen guionista que se precie no perderá la oportunidad de participar en un biopic.

De nuevo, resultado: guiones con gancho, con un buen desarrollo argumental y gestión de escenas.

7. Recuperan Tendencias: Cuantas veces no habrá influido una película en la moda, losbiopics suelen aprovecharse de eso, rescatando tendencias vintage, recuperando ciertos hitos de la cultura pop, o del rock primigenio, por ejemplo, o volviendo a poner lemas en la calle, que quizás se identifiquen con los tiempo contemporáneos más de lo que se pueda imaginar. En el caso de los Biopics musicales el estilismo del artista y sus tendencias personales refuerzan este efecto, esto crea la oportunidad de crear una nueva corriente cultural rescatada del baúl de los recuerdos, se generan tendencias alternativas, que acaban siendo, paradójicamente, tendencias alternativas en masa. Varias áreas del diseño y lo audiovisual se alimentan de estos recurrentes brotes de nostalgia, lo cual expande el impacto de la obra cinematográfica más allá de las pantallas.

8. Fábrica de Estatuillas: Lo he señalado antes, pero lo recalco de nuevo, esa producción de lujo, esa atracción de masas, esa financiación relajada, esas facilidades en la realización y la construcción de los personajes y las tramas, en definitiva, ese desahogo para trabajar en los detalles, genera premios.

Algunos ejemplos recientes son el actor Jamie Foxx que en 2004 no solo gano el Oscar sino el Globo de Oro y el premio del Sindicato de Actores de Cine, por su interpretación en Ray (Taylor Hackford, 2004). Otro ejemplo es el de Joaquin Phoenix y Reese Witherspoon, que interpretaron a Johnny Cash y June Carter en Walk The Line (James Mangold, 2005), ambos fueron galardonados con sendos Globos de Oro a los mejores actores de musical y además Reese ganó su primer Oscar. También actores renombrados como Meryl Streep han sumado un nuevo óscar a sus estanterías debido a Biopics como The Iron Lady (Phyllida Lloyd, 2011) en el que interpretaba a Margaret Tatcher.

9. El morbo mediático: El público es morboso, no lo neguemos, no es lo mismo conocer las intimidades y los entresijos de alguien desconocido que de alguien popular, la prensa rosa y la prensa amarilla viven de esta condición humana. Podemos conocer a grandes rasgos a alguien famoso, lo que ha hecho o dejado de hacer, que aportó a la sociedad de su época o que hechos fueron más traumáticos en sus vidas, pero ¿y las rendijas?, ¿y los espacios en blanco?, ¿qué pasaba ahí?. Incluso esos hechos ya conocidos por todos no son iguales si los presenciamos a través de una “mirilla” cinematográfica, ¿ a qué no? Bien, así es, no podíamos apelar a todas las razones que influyen en el éxito atemporal de los biopics sin centrarnos en la mas importante de todas, la naturaleza humana.

Pero en el cine biográfico existen obras que merecen especial atención por esa capacidad que tienen para generar movimientos urbanos, los Biopics musicales.

Muchos engloban en el biopic musical, tanto aquellas películas biográficas que poseen carácter de espectáculo musical, como las que simplemente se habla de estrellas del panorama sonoro y de sus vidas. El caso es que ineludiblemente debe haber actuaciones musicales, ya sean parte del guion ya sean simples escenas que hagan las veces de telón de fondo. Hay detractores de incluir ambos tipos de películas en la categoría de biopic musical, pero por mor a la síntesis, yo utilizare este controvertido termino, para referirme tanto a unas como a otras. Y es que ya haya escenas cantadas o no, los biopics basados en estrellas musicales, aún más que los basados en actores o cualquier otro artista, poseen ciertas características propias:

Se alimenta del Fenómeno Fan

Sin duda el fenómeno fan del mundo sonoro engrosaría la fila de posibles espectadores, creando un movimiento de inercia colectiva que facilita que estos biopics se conviertan en un objeto de culto tal como lo es el artista al que van referidos, los Fans podrán ver sus momentos más íntimos emocionarse con sus historias personales y disfrutar, con suerte, de sus canciones. Los actores han de tener cuidado con estos papeles, que una estrella haga de otra estrella no siempre es pan comido bajo la exigente mirada de los fans.

Se aúnan dos grandes industrias del ocio

La industria discográfica y la cinematográfica suelen unir fuerzas compartiendo recursos y reforzando, no solo la película sino todo el marketing circundante, por supuesto, las discográficas cobran derechos y, por supuesto, aprovechan para volver a sacar al mercado viejos éxitos y viejas glorias que vuelven con la cara lavada y se injertan en el, ya manipulado, tejido de la cultura pop, lo que nos lleva al siguiente punto.

Renueva la cultura Pop

En constante cambio, a un paso entre lo comercial, lo vanguardista y lo alternativo, se encuentran las distintas vertientes de la cultura pop tan omnipresente en la sociedad moderna, una serie de movimientos mediáticos, artísticos y culturales que se ven reforzados por obras que trascienden más allá de un solo campo profesional y se vuelven una atmosfera cultural en sí, un modo de vida. Los biopics musicales confraternizan con el mundo del cine, de la música, del espectáculo, de la moda, del diseño… un coctel molotov cuya explosión deja siempre su hueco en la masa informe de las tendencias actuales.

Si, en definitiva, el Biopic es una de las formulas del éxito, quizás debamos unirnos a aquellos que auguran el futuro taquillazo de Freddie en el mundo del celuloide, teniendo en cuenta la gran carrera del cantante y su impacto en el cultura moderna, el biopic musical de esta estrella sin duda contará con muchas de las peculiaridades atrás mencionadas y, seguramente, con algunas inesperadas. Eso sí, el listón está muy alto, Sacha y compañía, intentad al menos, rozarlo.
CON INFO DE revista.tupeli.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual