15 oct. 2014

Sexpert, serie que triunfa en la MIPCOM de Cannes sin haber sido nunca producida

EDUARDO FERNÁNDEZ
Los especialistas en televisión coinciden por una vez con los expertos en sexo. Una serie los ha reunido en Sexpert, una producción de vocación internacional firmada por un equipo español. Ayer, fue seleccionada en una muestra de ficción de todo el mundo expuesta en la feria Mipcom que se celebra en la localidad francesa de Cannes. "Es la primera vez que consigue ese honor un episodio piloto español aún sin producir. Por ejemplo, el año pasado estuvieron dos productos tan fuertes como Velvet y El príncipe", explica a EL MUNDO Enrique Darriba, uno de los socios fundadores de la productora Lucky Road.

Esa compañía, con apenas un mes de vida, ha tomado una vía inusitada para llevar su trabajo a todo el planeta. Puesto que convencer a un inversor extranjero sin imágenes emitidas es prácticamente imposible y además producir en España resulta complicado por la limitada inversión de los dos únicos grandes operadores de televisión privados, Lucky Road ha grabado en inglés un capítulo piloto con actores no definitivos. "Lo hicimos en Los Ángeles y esta semana en Cannes ya hemos mantenido reuniones con estadouniden ses que lo han visto y están interesados en desarrollar Sexpert. Para nosotros, el potencial más grande está en América. Nos servimos de la creatividad española para optar sobre todo al mercado de EEUU", describe Darriba por teléfono.

"La temática es muy atractiva. Contamos la historia de una experta sexual que ayuda a gente con problemas. La base de las tramas es real. Nos hemos documentado gracias a una sexpert de Los Ángeles", explica el directivo, que encabeza Lucky Road junto con Jorge Alonso.

La sexperta en cuestión se llama Psalm Isadora, que además se interpreta a sí misma en el episodio piloto ya rodado. "Ayudo a la gente a superar temas sexuales y ciertos bloqueos. Me convertí en una experta en sexo porque siempre he tenido mucha energía sexual. Viví mi primer orgasmo a los cinco años en un columpio, pero me crié en un entorno muy religioso en el que el sexo quedaba prohibido. Las chicas buenas se supone que no debían disfrutarlo", cuenta a este diario Isadora. El yoga, dice, le salvó la vida, y además la condujo a un máster de tantra en la India que duró ocho años.

Su trasunto en la serie, la protagonista provisional, se llama Eve, y tiene clientes como Charity, una divorciada traumatizada por el desprecio de su ex. Debbie, una actriz de televisión que también finge en la cama, y Daniel, un treintañero virgen, también figuran en el capítulo de Sexpert, que circula por Cannes a la búsqueda de compradores.

Las curiosidades en el día a día de Isadora abundan: "He trabajado con miles de personas, en sesiones individuales o en talleres de grupo. Hace poco traté a una cliente que nunca había tenido un orgasmo. Era incapaz de sentir su propio pecho. Carecía de toda sensibilidad", recuerda la terapeuta. Darriba sostiene: "No se trata de una serie de sexo. Es muy emotiva. En ningún momento se ven órganos sexuales y el límite lo marcaríamos desde Lucky Road junto con la cadena interesada. En cualquier caso, Telecinco y Antena 3 han emitido conceptos más fuertes".

El equipo de Lucky Road procede de Isla Producciones. Esa empresa también creó un breve piloto para que uno de sus guiones alcanzara mercados internacionales. Funcionó. Oxygen, como se llamaba el proyecto, acabó convertido en Star Crossed, que sin pasar por España ya ha emitido su primera temporada en la cadena norteamericana The CW. Darriba avisa: "En EEUU ha comenzado un proceso de búsqueda de talento para adaptar series... y el talento español está de moda".
CON INFO DE www.elmundo.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual