16 oct. 2014

"El éxito consiste en escribir un buen guión que escape de las superproducciones": Damián Szifrón

“Hacer cine ya no es difícil”, sentenció hoy el director argentino Damián Szifrón, al presentar la película “Relatos Salvajes” en Brasil, para quien la clave del éxito de un realizador consiste en “escribir un buen guion” que escape de la necesidad de superproducciones.

“Relatos Salvajes” abrió la 38 Muestra de Cine de Sao Paulo, que este año homenajea al cine español y en especial al realizador Pedro Almodóvar, uno de los productores del filme de Szifrón.

Szifrón, uno de los más renombrados de la nueva generación de directores argentinos, defendió, en declaraciones a EFE, la posibilidad de hacer cine “aquí y ahora” debido al avance de los equipamientos tecnológicos.

“La dificultad de hacer cine pasa por un buen guion que no precise de una megaproducción. Hoy en día, cualquiera tiene acceso a una cámara medianamente decente, a dispositivos móviles y computadora con programas de edición, que son los mismos que se utilizan a nivel industrial”, comentó.

El realizador de “Tiempo de Valientes” y de la serie “Los Simuladores” dijo que los incentivos oficiales al cine son positivos, aunque advirtió que no deben ser un condicionante: “Un cineasta no le puede echar la culpa de nada a nadie, uno hace lo que puede con las herramientas que tiene”.

“Relatos Salvajes”, entre cuyas figuras principales se encuentra el galardonado Ricardo Darín, llegó a las salas brasileñas tras haber sido incluido en la selección oficial del Festival de Cannes y postulada por Argentina para los Premios Óscar a la categoría mejor filme extranjero.

Pero para Szifrón, “la lógica competitiva” no debe invadir el mundo de las artes porque “al fin y al cabo uno se acuerda de las películas que le gustaron y no de las que ganaron más premios”.

La película, compuesta de un prólogo y cinco relatos independientes entre sí con una temática sobre personas que pierden el control frente a situaciones injustas, es el fruto de la imaginación de Szifrón.

A sus 39 años, el realizador escribe sus guiones sin conocer en el inicio cuál será el final, pero siempre pensando que el receptor será el gran público, imaginando una sala llena de gente, algo que constató en la realidad, ya que en Argentina vieron su obra 3 millones de personas.

“Conozco muy bien esa butaca, antes de ser director fui y soy espectador desde los tres años”, enfatizó Szifrón, admirador de películas como “Contacto en Francia”, “Los puentes de Madison”, “El Padrino” y “Tiburón”.

Szifrón se mostró animado al defender que el arte sea ejecutado en cualquiera de sus formas, no importa el tamaño del éxito, sino que el artista pueda disfrutar de ello más allá de resultados concretos como la fama y el dinero.

“La relación de la clase media con el arte es la siguiente: el artista que es exitoso es considerado mejor incluso que un médico, que un científico. Pero si no te va bien, sos un vago, estás perdiendo el tiempo”, analizó.

Y puso como ejemplo al astro argentino Lionel Messi, que debido a su talento para el fútbol debe lidiar con zonas suburbanas del éxito.

“Francamente, no sé si Messi es extremadamente feliz. Le sacan fotos todo el tiempo, autógrafos en todos los lugares, millones de asesores diciéndole donde poner su dinero, si subieron las acciones de Petrobras”, continuó.

Preguntado sobre la admiración de Brasil al cine de Argentina, aseguró que le “parece mal comparar una nación con otra, porque el cine está hecho por apenas unos pocos individuos” y elogió a los directores brasileños Walter Salles, Fernando Meirelles y José Padilha.

Szifrón expresó que desea ver más películas brasileñas en las salas argentinas y defendió la producción local como método de identificación de cada país con sus actores, acentos y formas de ser.

“En Argentina, el mismo guion de una película protagonizada por Darín tiene más chances de éxito que la misma interpretada por Tom Cruise o George Clooney”, planteó.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual