14 oct. 2014

Alberto Caballero, creador, coordinador de guión y productor ejecutivo de La que se avecina

Raúl Piña.
Prefiere pagar una derrama a ostentar el cargo de presidente. Con todo, es el encargado, cada temporada, de levantar acta de una comunidad de propietarios de más de cuatro millones de personas. Es el administrador de un vecindario "paranoico", quien pone orden en la convivencia y saca la basura cuando es necesario. Alberto Caballero remata estos días los últimos capítulos de la octava temporada de La que se avecina, que Telecinco estrena el lunes (22.30 horas). Comienza la junta. Orden del día: cómo se construye esta ficción, convertida en fenómeno social.

Caballero y su equipo comenzaron a escribir esta octava temporada en diciembre. "Cuando estás acabando de escribir una entrega ya piensas en la siguiente. Imaginas un poco por dónde pueden ir los tiros o qué le puede suceder a cada personaje", cuenta el creador, coordinador de guión y productor ejecutivo de la serie. Trabaja en la creación con un equipo de cuatro o cinco personas. "Como coordinador de grandes equipos he fracasado, eso no es lo mío, por eso somos pocos", se sincera. Tardan una media de dos semanas en escribir un capítulo. "Tres semanas si viene atravesado",matiza. En el origen del mismo, en la lluvia de ideas, están todos juntos. "Vemos las tramas pendientes, pensamos nuevas y hablamos de dónde vienen los personas y que les va bien. Luego, para no matarnos entre nosotros, nos solemos dividir para escribir las tramas".


Alberto Caballero.
La que se avecina no es una comunidad de muchos borrones. Las actas se pasan a limpio desde el primer momento. Hacen una sola versión del guión, en la que matizan frases o diálogos. "Confío mucho en el proceso intuitivo que te lleva a una primera versión de guión. Uno de los grandes problemas de las series es cuando opina demasiada gente o haces demasiadas versiones de los guiones. Si haces 10 versiones, lo bueno que tuvieses te lo has cargado por el camino. Ya no es objetivo. Lo ideal sería poder escribir una temporada, guardarla un mes en el cajón y al mes abrirla y ver qué sensaciones te provoca. No por tener más tiempo salen mejores capítulos", reflexiona.

En la junta de La que se avecina se empieza por los problemas de cada vecino y se termina por los asuntos comunes. "Lo primero que analizamos es en qué contexto está cada personaje. A casi todos les ha pasado de todo, por lo que la idea es en qué no les hemos visto o la introducción de qué personaje nuevo les puede dar vidilla", desgrana Caballero. En esta octava temporada, por ejemplo, Enrique que ha estado casado, ha sufrido rupturas, ha salido con una chica más joven, ha tenido un hijo... La idea es que superados los 50 años intenta afrontar por una vez en su vida la soledad. Debe aprender a vivir solo. "Para el personaje es una novedad y para la comedia te da juego, porque lo gracioso es no dejarle estar solo".

Tras ese punto de partida, se pasa a la comunidad. "Siempre partimos de la estructura de poder, quién es presidente, quién es vicepresidente y quién está tocando los huevos. La base de la comedia es el conflicto y por eso se piensa en quién se podría incorporar para crear problemas. Esa es la supraestructura que intentamos hacer compatible con el resto de universos".

Caballero encuentra un importante déficit estructural en el vecindario de Montepinar: es una sitcom que dura cuatro veces más de lo que debería. "Es una sitcom con duración de largometraje, es una paranoia. Lo que arrastras son las circunstancias de los personajes. Las tramas son autoconclusivas".

En esta extraña comunidad de vecinos, la ficción llama al telefonillo antes que la realidad. En las próximas semanas, los vecinos del Mirador de Montepinar se verán afectados por una epidemia que obligará a mantenerlos confinados. El capítulo se estaba montando esta semana. "Hay extrañas combinaciones cósmicas por las que hablas de un tema y explota. Hay un capítulo con un virus, que no es ébola, pero es verdad que hablamos del ébola". Otras veces no hay casualidad. Verónica Forqué da vida a la nueva alcaldesa, mujer de un ministro y puesta a dedo. "Enrique tendrá que aguantar sus incompetencias".

Una cosa buena de esta comunidad, es que si los vecinos no pueden asistir a la reunión, no hay problema, porque ésta se repite constantemente. El primer capítulo de La que se avecina se ha emitido en Telecinco y FDF 54 veces. En un año se llegan a pasar hasta 1.300 reposiciones de la serie.

CON INDO DE www.elmundo.es

HOY PENÚLTIMA FUNCIÓN. 8PM. FORO SHAKESPEARE. CDMX.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual