30 sept. 2014

The Afterglow: del guión escrito hace una década a la webserie, y de ahí, a la película

Por Joán Álvarez
The afterglow es un largometraje de ficción realizado por profesores y alumnos del centro de formación cinematográfica afilm international workshops, ubicado en Sitges (Barcelona), cuyo estreno tendrá lugar el próximo viernes 3 de octubre dentro del marco del Festival Internacional de cine de Sitges, en la sección Oficial Fantastic Especials.

La película está escrita por Joan Álvarez y está dirigida por Joan Álvarez y Yolanda Torres (ambos profesores de afilm). Protagonizan los actores Paul Coster, Claudia Trujillo, Sarah Tyler Shaw, Ian Breeds y Alberto Esparza, entre otros.

El argumento de The afterglow narra la historia de una obsesión, y de la negación y aceptación de la misma, donde los fantasmas del pasado se resisten a ser ignorados por más tiempo.

Oliver Price es un escritor de éxito cuya vida personal ha estado marcada por un siniestro suceso que experimentó durante su pre-adolescencia: el despertar sexual de la mano de una chica muerta. Desde entonces, Oliver ha sido un individuo taciturno que ha crecido obsesionado con una relación de reminiscencias oscuras, casi sobrenaturales.

Un día, Oliver cree encontrar lo que está buscando en la pareja de su hermano muerto: Laura, una enigmática joven que acepta refugiarse a su lado mientras intenta recuperarse de la amnesia producida por un aparente intento de suicidio.

La relación entre Oliver y Laura se adentrará en un terreno marcado por una creciente obsesión y por una extraña naturaleza que amenazará con destruirles a ambos.

El guión de The Afterglow fue escrito hace más de una década, y tenía el título original de La parte oscura. Durante todo ese tiempo, varias productoras españolas se interesaron en llevarlo a la pantalla. Sin embargo, por un motivo u otro, el proyecto fue cancelado una y otra vez, siempre por problemas de financiación.

Finalmente, y a mediados de 2013, Juan Fernández (director de afilm y director de fotografía de la película) y Yolanda Torres, ambos productores del filme, me propusieron recuperarlo para rodarlo dentro del marco del centro académico en forma de largometraje y, al mismo tiempo, mini webserie. Hubo un proceso de reescritura de un par de meses, y ya luego se entró de lleno en la pre-producción, donde participaron de forma activa alumnos y exalumnos de afilm. El resto del equipo técnico-artístico se completó con amigos y colaboradores que sumaron sus esfuerzos para lograr que este pequeño título independiente viera la luz.

La versión comercial del largometraje tiene una duración de 98 minutos frente a los 135 que dura la edición para webserie. Hay casi 30 minutos de material que ha quedado fuera, en la sala de montaje. Hay escenas que nos gustan mucho, pero afectaban al ritmo y a la narración, así que decidimos prescindir de ellas. En ese sentido, el guión se ha visto afectado por algunos recortes importantes, pero creo que la historia sigue sosteniéndose con buen pie. Incluso hubo un curioso proceso de reescritura durante la edición, ya que algunas escenas se movieron de sitio hasta 30 minutos dentro de la película para potenciar momentos que no quedaban del todo claros. Fue un rodaje difícil por la falta de medios y tiempo, pero la apuesta de todo el equipo por sacar adelante la película fue excepcional.
La postproducción del filme ha sido trabajada con los equipos de afilm y los del estudio de sonido BAD CAT, de Barcelona.

Enlaces de interés

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual