17 sept. 2014

Desvelan el espectacular guión gráfico de la polémica ópera de Philip Glass sobre Walt Disney

ÁNXEL GROVE.
Cuando el músico estadounidense Philip Glass (1937) recibió el encargo de musicar la novela The Perfect American (El americano perfecto) sobre la vida Walt Disney, los poderosos estudios de producción fundados por el dibujante y cineasta le aconsejaron escuetamente: "Preferiríamos que no la hicieras". Al compositor, uno de los más brillantes creadores contemporáneos, le bastó aquel consejo con fondo de amenaza para ponerse a ello y culminar la adaptación para transformar la pieza literaria en una ópera tenebrosa sobre un personaje con muchas sombras.
Buho
La ópera fue producida y estrenada en 2013 por el Teatro Real de Madrid y representada luego en Londres. Ahora sale de Europa por primera vez y es el punto álgido del Festival de Brisbane (Australia), donde están programadas cuatro sesiones hasta el 20 de septiembre. Al mismo tiempo se desvela en el Queensland Performing Arts Centre el guión gráfico (storyboard) del escenógrafo rumano Dan Potra, un primer figura mundial que debió adoptar soluciones imaginativas e inteligentes para evitar la posible demanda de Disney y no infringir la legislación sobre derechos de autor.
Pantallas
Déspota, adúltero, misógino...

La novela de Peter S. Jungk nunca pretendió ser una autobiografía del cineasta pero tampoco se anda con medias tintas para señalar los rasgos más turbios del personaje: maltratado por su padre en la niñez y convertido con el tiempo en poderosísimo déspota, adúltero, fascista, misógino, antisemita, racista —prohibió la entrada a Disneylandia a Muhammad Ali—, con simpatías por los nazis e intolerante —fue capaz de denunciar a Chaplin ante los cazadores de brujas del macarthismo—.
Bandera de los EE UU
Glass quería ser fiel en el libreto a la autobiografía no del todo ficcionada y, aunque temía a la multinacional, concedió a Potra carta blanca para que adaptase la novela donde el dibujante Wilhelm Dantine, despedido arbitrariamente por Disney, se empeña con obsesión conocer todo lo que haga ese hombre, cada uno de sus pequeños gestos y gustos, sus manías y sus relaciones. Quiere saber dónde jugaba de pequeño, cuál es su comida favorita, qué le cuenta a su médico...
Propiedad de Walt Disney
Prohibición taxativa

Los bocetos del storyboard elaborados por el escenógrafo y figurinista, que saltó a la fama por su intervención en el diseño de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2000 en Sidney, muestran cómo debió suplir con proyecciones de vídeo sobre telones y paños de papel de enorme dimensión la prohición taxativa de Disney de que el montaje utilizase alguno de los icónicos personajes de la factoría. El montaje escénico concede un papel primario a la imaginación del espectador para que ponga forma a los, por otro lado conocidísimos, dibujos animados.
Walt y Andy
Muy crítico con el "lado comercial de Disney", Potra recuerda en una entrevista en The Guardian que cuando era un niño en la Rumanía tras el telón de acero, sentía "la magia" por la"ambición y la inovación" de las películas. Disney creó un "universo paralelo solamente con lápiz y papel", añade el escenógrafo, que tuvo que recurrir a las mismas armas, mediante monigotes, caricaturas y un espacio en constante cambio, para cobijar la versión de Glass.
Cartel
En la ópera aparecen como personajes Andy Warhol, gran admirador confeso de Disney, y Abraham Lincoln, que aparece como un autómata que echa en cara a Disney la antipatía que sentía por los negros. Según el libreto, el dibujante fue criogenizado en contra de su última voluntad, porque sus herederos deseaban que algún día pudiese volver a la vida y seguir produciendo beneficios.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top 5 noticias mensual